Cundido de bacterias el río Bravo

El director general de CILA en EUA, Edward Drusina, dijo que desde ciudad Juárez hasta el golfo de México se detectó una bacteria que podría afectar la salud
Cundido de bacterias el río Bravo
A pesar de que el agua del río es retornada a través de la planta tratadora, aún así, no cumple con los parámetros de calidad estimados para la recreación.
Foto: Archivo

Nuevo Laredo – La Comisión Internacional de Límites y Aguas de Estados Unidos (CILA) alertó a las comunidades fronterizas cercanas al río Bravo a no meterse a sus aguas como una forma de recreación, ante la presencia de una bacteria que podría dañar su salud.

El director general de CILA en EUA, Edward Drusina, dijo que desde ciudad Juárez hasta el golfo de México y a pesar de que el agua del río Bravo es de buena calidad se detectó esa bacteria.

Comentó que el organismo internacional está por terminar un estudio de impacto de la calidad del agua del Bravo, que será dado a conocer públicamente en agosto, sobre la contaminación del agua de dicho afluente, la cantidad de coliformes, tóxicos, sales, minerales y otros contaminantes que contiene el río.

Indicó que pese a que el agua del río es retornada a través de la planta tratadora, aún así no cumple con los parámetros de calidad estimados para la recreación, es decir, que puede ocasionar daños a la salud con el contacto directo.

“No intentamos alarmar a la comunidad ni consideramos que es un gran riesgo. Nos basamos que una bacteria encontrada en el río que rebasa los estándares de riesgo”, señaló.

Drusina visitó recientemente la planta internacional tratadora de aguas negras de esta frontera, después de haber inaugurado una oficina en Laredo, Texas, con la finalidad de atender de manera coordinada con su contraparte en Nuevo Laredo los problemas de calidad y contaminación relacionadas con las aguas del río Bravo y sus afluentes.

“Nos interesa atender la calidad del agua del río Bravo, y lo que surja de sus avenidas, para resolver de manera conjunta las fuentes que las contaminen”, dijo.

Por su parte, el comisionado de CILA en México, Roberto Salmón, coincidió en que las aguas del río están saneadas en un 90 por ciento, pero manifestó su preocupación por ese 10 por ciento de aguas que son arrojadas al río de manera directa por asentamientos humanos que se han establecido en la orilla del afluente.