Ayuntamiento ignora empresas de minorías

El 85% del dinero que el gobierno local gasta en contratos se lo llevan negocios que operan fuera.
Ayuntamiento ignora empresas de minorías
La contralora Wendy Greuel, dice que esto es una derrota en la generación de empleo.
Foto: Ciro Cesar / La Opinion

Por muchos años, la Asociación de Negocios Latinos (LBA) ha reclamado que el gobierno de Los Ángeles le cierra las puertas a las empresas de los hispanos que quieren competir por sus contratos.

Un reporte de la Contraloría Municipal ha dado fundamentos a esa sospecha, incluyendo a los negocios de mujeres, afroamericanos, asiáticos, y veteranos discapacitados en el grupo de víctimas de la burocracia local.

De acuerdo a la auditoría, existe un retraso de dos años en las solicitudes de certificación de las empresas de minorías y mujeres, causando que sólo en los últimos tres años éstas hayan perdido $100 millones en contratos por los que no compitieron.

Al revisar el Programa de Contratación de Empresas de Minorías y Mujeres, creado por la administración del alcalde Tom Bradley (1973-1993), la Contraloría detectó que si bien es pública la licitación de todos los contratos de construcción, apenas el 37% de los contratos de servicios profesionales y mercancía están sujetos a este requisito.

Además, descubrió que entre 2008 y 2010, los departamentos del Ayuntamiento sometieron más de 453 solicitudes de exención para no licitar públicamente contratos de más de $995 millones, algo que, aunado a la falta de objetivos y monitoreo, limita el impacto del programa.

“Es una vergüenza que ahora la verdad salga a la luz”, expresó Rubén Guerra, presidente de LBA. “Por cada vez que ellos [los funcionarios] nos dijeron: ‘estamos haciendo lo mejor para involucrar a todos los negocios’, hoy sabemos que fue una mentira”, indicó.

A decir de la contralora Wendy Greuel, estas fallas representan una derrota en la tarea de generar empleo a nivel local, donde la tasa de desocupación es del 11%. Uno de los reclamos de las compañías pequeñas ha sido que el municipio otorga sus contratos a corporativos fuera del estado.

“Es inaceptable que no todo se ha hecho para crear trabajos para los residentes de Los Ángeles”, dijo Greuel, quien es candidata a la Alcaldía. “No es suficiente tener un esfuerzo de buena fe”, añadió.

Lo cierto es que no sólo las minorías han sufrido por la adjudicación de contratos. Un análisis de la Oficina del Alcalde, que cubrió el ciclo fiscal 2008-2009, descubrió que el 85% del dinero que el gobierno local gasta en contratos se lo llevan negocios que operan fuera de la ciudad.

Un caso: el Ayuntamiento compró 3,500 desayunos a Jensen’s Finest Foods, con sede en el condado de San Bernardino, para los policías y bomberos que prestaron servicio en el funeral de Michael Jackson.

“No debemos desperdiciar ningún esfuerzo que trate que negocios locales, pequeños y de minorías, produzcan empleos aquí”, comentó Roberto Barragán, director ejecutivo del Centro de Desarrollo Económico del Valle.

Peter Sanders, vocero de la Alcaldía, precisó que, en base a los limitados avances logrados en administraciones anteriores, recién se implementa una nueva iniciativa, el Programa de Inclusión de Empresas, para asistir a este tipo de compañías. Debido a que se aprobó en enero de 2011, consideró “prematura” la evaluación a éste hecha por la Contraloría.

“Cuestionamos la afirmación que las minorías y mujeres perdieron $100 millones en contratos debido a exenciones [que han sido canceladas bajo el nuevo esquema]”, resaltó Sanders.