Abusos sexuales eran cotidianos en prestigiosa escuela

Un reporte denuncia que maestros y entrenadores se aprovecharon de estudiantes en los años 80 y 90
Abusos sexuales eran cotidianos en prestigiosa escuela
Fachada de la prestigiosa Escuela Horace Mann, en Riverdale, en El Bronx.
Foto: Suministrada

Nueva York – La prestigiosa Escuela Horace Mann, en Riverdale, en El Bronx, estuvo plagada de casos de abuso sexual contra estudiantes en los años 80 y 90, cometidos por maestros y entrenadores deportivos, según denunciaron varios exalumnos en una historia que será publicada por la revista “New York Times Magazine”.

Los estudiantes acusaron a por lo menos tres maestros, todos ya retirados de ese plantel, de haber abusado de ellos junto a otros alumnos. Los denunciantes describieron una atmosfera en la escuela, en la cual los lineamientos entre estudiantes y maestros eran constantemente quebrantados, lo que permitía a los pedófilos tomar ventajas.

El artículo, subido ayer a la página de internet del periódico, y que será publicado en la edición impresa de la revista este domingo, fue escrito por Amos Kamil, un exalumno de Horace Mann, graduado en 1982.

Parte de la historia cuenta las vivencias personales de Kamil, quien aunque no denuncia haber sido abusado sexualmente, sí cuenta situaciones inapropiadas con algunos maestros. Por ejemplo, afirma que cuando tenía 17 años, fue llevado por dos educadores, incluyendo un entrenador de natación, a beber alcohol, y allí lo tocaron numerosas veces de forma inapropiada.

Otros tres estudiantes sí describen cómo fueron abusados sexualmente por el asistente de un entrenador de fútbol, durante falsos y mandatorios exámenes físicos. El entrenador, junto a un maestro de arte, fue forzado a dejar la escuela tras las quejas de los alumnos. El hombre murió en el 2004.

La escuela también obligó a renunciar al entrenador de natación, así como un profesor de historia, luego que un estudiante los acusó de haberlo abusado sexualmente. El maestro se fue a trabajar a una institución privada en Nueva Jersey, y luego se suicidó.