Bernanke alerta de Europa y no descarta más medidas

El titular de la Reserva Federal de EE. UU. confirmó que la tasa de interés seguirá en niveles por debajo del 0.25% para alentar la inversión.
Bernanke alerta de Europa y no descarta más medidas
Bernanke hoy en el Capitolio frente a la sesión conjunta de Congreso.
Foto: AP

Washington, 7 de Junio.- El presidente de la Reserva Federal (Fed), Ben Bernanke, destacó hoy los “significativos riesgos” para la economía de EE.UU. procedentes de Europa y afirmó que el principal foco de atención de la próxima reunión del banco central estadounidense será el desempleo en el país.

“La situación en Europa representa riesgos significativos para el sistema financiero y la economía de EE.UU. y debe ser vigilada estrechamente”, explicó Bernanke en una comparecencia ante un comité conjunto del Congreso.

La comparecencia de Bernanke había generado notables expectativas debido a los recientes y decepcionantes datos de crecimiento y desempleo en Estados Unidos, y las nuevas dudas provocadas por las tensiones financieras en la eurozona.

La crisis en Europa, precisó, “está actuando a modo de freno en nuestras exportaciones, afectando a nuestros negocios y a la confianza del consumidor y presionando los mercados financieros estadounidenses”.

No obstante, el presidente de la Fed reconoció que las autoridades europeas habían tomado “un buen número de acciones para encarar la crisis”.

“Pero, con toda probabilidad, serán necesarias más”, subrayó.

Entre ellas, destacó la importancia de “estabilizar los bancos de la eurozona, calmar los miedos del mercado sobre las finanzas públicas, alcanzar un marco fiscal factible en Europa y sentar las bases para un crecimiento a largo plazo”.

Sobre la economía estadounidense, Bernanke subrayó que las principales preocupaciones se centran en el desempleo, cuyo dato de mayo reveló un alza de una décima hasta el 8.2 %, la primera subida en once meses.

“La cuestión clave que enfrentamos es- ¿será el crecimiento suficiente para alcanzar un progreso continuado en el mercado laboral? Mis colegas y yo todavía estamos trabajando en nuestras propias evaluaciones”, afirmó.

Según los últimos datos de la Fed, la economía estadounidense continuará su ritmo de expansión “moderada” y pronostica un crecimiento para finales de año de entre un 2.4 % y un 2.9 %.

Pese a ser preguntado directamente si contempla una nueva ronda de inyección de liquidez para estimular la economía estadounidense, tal y como han señalado algunos expertos, Bernanke mantuvo su característica cautela y se limitó a afirmar que no descarta “ninguna opción”.

“Si decidimos que son necesarias nuevas medidas, entonces deberemos decidir cuáles son las apropiadas o qué comunicación es la apropiada. Tenemos opciones que podemos considerar”, respondió a los legisladores.

Los tipos de interés de referencia en EE.UU. llevan por debajo del 0.25 % desde finales de 2008, y la Fed ha anunciado su intención de dejar los tipos de interés a niveles excepcionalmente bajos al menos hasta final de 2014.

Asimismo, el pasado septiembre la Reserva Federal anunció una nueva operación de estímulo, mediante un canje (twist) de bonos del Tesoro de corto plazo por otros de más largo plazo, por un monto de 400.000 millones de dólares, para asegurar bajos tipos de interés por un período más prolongado.

La próxima reunión de la Fed, donde se analizará de nuevo la política monetaria de EE.UU., está prevista para los días 19 y 20 de junio.

Ante los legisladores, Bernanke volvió a recordar que la política monetaria no puede solventar por sí sola todos los problemas, por lo que necesita de medidas complementarias en política fiscal, competencia del Congreso.

En este sentido, alertó una vez más de que “un severo ajuste de la política fiscal a comienzos del próximo año tal y como establece la actual ley, el llamado ‘precipicio fiscal’, podría suponer una significativa amenaza a la recuperación”.

Bernanke se refería así la amenaza de que a comienzos de 2013 se supriman en EE.UU. importantes exenciones de impuestos y entren en vigor fuertes recortes automáticos en el gasto, fruto del acuerdo del año pasado para elevar el techo de deuda y evitar la entrada en suspensión de pagos.

Por ello, aseguró que es “crítico” que los legisladores “eviten obstaculizar innecesariamente la actual recuperación económica”.