presidente funes de plÁcemes

SAN SALVADOR.- El Gobierno de El Salvador expresó su “complacencia” por la confirmación de la abogada puertorriqueña Mari Carmen Aponte como embajadora de Estados Unidos en este país centroamericano.

El Ministerio salvadoreño de Relaciones Exteriores dijo en un comunicado que el Gobierno del presidente Mauricio Funes “manifiesta su más sincera complacencia por la votación que este día hiciera el Senado de los Estados Unidos, a favor de la ratificación” de Aponte.

La confirmación “permitirá a la embajadora Aponte retomar el trabajo desarrollado de agosto de 2010 a diciembre de 2011 en nuestro país, período en el cual facilitó la concreción de importantes acuerdos y programas”, añadió.

“Siempre manifestamos que la embajadora Aponte había dado un importante dinamismo a las relaciones bilaterales, por lo que nos congratulamos por su confirmación, que es el fruto de su trabajo y del compromiso del Gobierno de los Estados Unidos con El Salvador”, expresó el canciller salvadoreño, Hugo Martínez, según la nota.

Recordó que, durante una visita a Washington en abril pasado, le expresó a la secretaria de Estado, Hillary Clinton, “que una pronta confirmación de Aponte en el cargo sería un buen reflejo del excelente estado de las relaciones bilaterales”.

“No dudamos que este logro se traducirá en un mayor fortalecimiento de nuestros lazos y que la embajadora Aponte continuará desarrollando una labor encomiable al frente de la embajada de los Estados Unidos en El Salvador, como ya lo hizo anteriormente”, agregó el canciller, de acuerdo con el comunicado.

Las objeciones

A principios de los 90, Aponte mantuvo una relación con un hombre llamado Roberto Tamayo. Tamayo fue acusado por un desertor cubano, de ser espía del gobierno castrista. La relación, que concluyó en 1994, fue puesta como razón fundamental para no confirmarla como embajadora de Estados Unidos en El Salvador en el 2011.