“Ser honesto y de buen corazón. Esa es mi definición”

López Obrador conversó en extenso con el portal SinEmbargo.MX, que compartió con RUMBO esta entrevista. Habló del cambio que ve y del que a su juicio México requiere con urgencia, de su concepto de honestidad y de su 'República Amorosa'

Guía de Regalos

“Ser honesto y de buen corazón.  Esa es mi definición”
Andrés Manuel López Obrador, candidato de la izquierda a la presidencia de México. Foto: Notimex

MONTERREY, Nuevo León – Cada día, Andrés Manuel López Obrador ve el amanecer. Siempre le ha gustado aprovechar las horas matutinas. Habla de todo sin ambages. Con tono pausado, reflexivo, mirando a los ojos. Acepta las críticas, las toma en cuenta para mejorar y siente el clamor popular, el deseo de cambio. No odia, dice ofrecer amor, honestidad. Y cree que pronto será presidente de México porque “México no aguanta más”.

El cambio al que se refiere López Obrador se vive intensamente en Monterrey, un feudo conservador panista que ha dado un giro de 180 grados en torno al candidato a la presidencia de la coalición Movimiento Progresista [Partido de la Revolución Democrática, Partido del Trabajo y Movimiento Ciudadano]. Si antes acudían apenas un centenar de personas a escucharlo a las plazas, ahora eso se ha convertido en miles de personas que lo vitorean y asisten a sus mítines.

–Las cosas han cambiado, concretamente en lugares como Monterrey donde yo recuerdo antes dabas mítines con 50 o 100 personas, ahora vimos la Macroplaza llena…

Las cosas han cambiado. En Monterrey hay un mejor ambiente que en el 2006 y así en otras partes. Hemos consolidado el Movimiento. Tenemos el apoyo de más de 20% de la población que participa en Morena. Eso es muy importante porque se trata de millones de mexicanos muy conscientes. Me estoy apoyando mucho en ellos para que me ayuden hacer la campaña y entre todos hagamos labor de convencimiento. Que nos ayuden a organizar a la gente y a defender el voto.

–¿Bajo qué estrategia llevas la campaña?

La estrategia es apoyarnos en la gente más consciente, en la vanguardia, que es la gente que participa en Morena, gente muy entregada y entusiasmada. Esa es nuestra ventaja.

–¿Cómo convencer a ese tipo de electorado que sigue creyendo que eres un peligro para México?

Hay unos que no se van a convencer porque tienen una visión muy retrógrada, derechista, y no hay que perder mucho tiempo con ellos. Y no los estoy juzgando, así son todas las sociedades y aspiramos a respetar a todos. Pero ya no es conveniente invertir mucho tiempo en ellos.

–Ya no se oye, aquello de que Andrés Manuel López Obrador va a quitar las casas o las cuentas bancarias de los mexicanos… pero lo que sigue escuchándose, al menos en el norte, es: “Me da miedo votar por él”…

Sí, es verdad. Ese sector es al que estamos convenciendo. Allí pensamos que muchos van a votar a favor nuestro. Hay gente del PRI y del PAN. Muchos priístas y panistas van a votar por nosotros.

–¿Cuántas elecciones tardará Andrés Manuel López Obrador para llegar a la Presidencia?

Nosotros vamos a ganar en julio de 2012. Es mi apuesta.

–¿Por qué estás tan seguro?

Porque el país ya no aguanta más. Si no es ahora, va a ser muy difícil la regeneración de México. Hay un proceso de degradación progresiva, es más que una crisis. Y si no se da el cambio a partir de julio, no hay salida.

–¿Y si no te dejan llegar a la Presidencia los “potentados”, como tú los llamas?

Ya no va a ser responsabilidad mía. Estoy haciendo todo lo que está de mi parte. Estoy tranquilo porque van a ser los ciudadanos los que van a decidir.

–Pero pueden cometer fraude electoral, no sería la primera vez…

Ahora tenemos más organización. Si la gente se decide en favor del cambio va a ser muy difícil que se repita lo del 2006, que nos roben la elección.

–¿Qué aprendiste en estos seis años recorriendo el país?

Es un pueblo extraordinario. Aún por la polarización que echaron a andar en contra de nosotros, de toda la guerra sucia, hasta los que dudan sobre cómo soy y que represento, cuando me ven lo hacen con respeto y algunos con alegría.

–¿Pero hay gente que te odia y te odia mucho?

Son pocos. Es minoría.

–¿Qué les dices a los que te odian?

Que están equivocados, que no me conocen bien. No soy como ellos piensan.

–Hay gente que no cree en tu nuevo discurso, el discurso de la República Amorosa, piensan que no es auténtico, que hay mano negra…

Padecemos eso, porque han engañado tanto a la gente. En efecto hay mucha desconfianza. Pero es sincero lo que planteamos. No es fingido. No es por la circunstancia electoral, no es para ganar votos. Yo le diría a la gente, que no lucho por cargos, aunque se trate de la Presidencia de la República, tengo convicciones, tengo principios. Y eso es lo más importante en mi vida. Tengo eso como frontera.

–¿En el discurso de la República Amorosa cuál es tu referente?… Hay quien ve influencia de Francisco I. Madero, incluso de Tolstoi…

Está en todos los pensadores. Por ejemplo, Tolstoi un escritor extraordinario, místico… me gusta muchísimo. Y en lo político, en México, Morelos e Hidalgo tenían mucho de mística. Eran sacerdotes rebeldes, pero tenían esa inspiración. Juárez a pesar de ser anticlerical era religioso.

–¿Y las emociones?

También. El amor es fundamental. A un buen revolucionario sólo lo mueve el amor; así hay una canción de Silvio [Rodríguez]. No puede haber cosa más importante que el amor. ¿Para qué luchas? Por el amor al prójimo.

–¿Qué es ser de izquierda, Andrés Manuel?

Es sencillamente ser honesto y de buen corazón. Esa es mi definición. Eso considero que es ser de izquierda. Lo demás es complemento y añadido.

–¿Qué piensas de Enrique Peña Nieto?

Es el que representa a los potentados, es al que quieren sentar en la silla.

–Se ha reunido con algunos de los más ricos de México aquí en Monterrey…

Hay que ver qué pasa. A los que les ha ido bien a pesar de que le ha ido mal al pueblo y al país, apoyan a Peña Nieto. Ese es su candidato. No les importa que no haya leído, al contrario, entre menos cultura tenga, entre menos criterio propio tenga, mejor para ellos.

–¿Y dicen que va en primer lugar en las preferencias?

Pero yo tengo confianza en ganar, estoy optimista, porque ya más claro no puede estar. Hay veces que es más difícil porque existe simulación o matices, pero aquí está clarísimo. O sea: es más de lo mismo o un cambio verdadero.

–¿Y Josefina Vázquez Mota?

Es parte del mismo equipo, del mismo grupo, pero los que mandan optaron por el PRI desde hace tiempo. Porque el PAN ya no les funcionaba. Ellos manejan a los dos partidos y van con uno, van con otro de acuerdo a lo que les conviene. Ellos previeron el desgaste del PAN, porque no son tontos, son corruptos, pero no tontos. Y echaron a andar una operación de recambio. Mucha gente de la izquierda se fue con la finta de estar cuestionando al PAN y al partido de la derecha con ese discurso viejo, que no obedece a la realidad. La derecha tiene dos partidos, y usan a uno u a otro. Es el PRIAN.

–¿Cuál va a ser tu primera medida si llegas a la Presidencia?

La austeridad. Ese va a ser mi distintivo del próximo gobierno, junto con el combate a la corrupción. Allí vamos a empezar.

–Hablas de corrupción, dices que no te vas a corromper… ¿Pero tu equipo se va a corromper?

No lo voy a permitir. Estoy buscando gente honesta, limpia. Y voy a estar al pendiente. Y depende mucho de arriba, de uno. La corrupción en México la auspicia, la permite el presidente. Punto. Lo demás es puro cuento. Los grandes contratos que se dan en beneficio de empresas nacionales y extranjeras al amparo del poder público son palomeados por el presidente de la República.

–¿Qué país nos deja Felipe Calderón?

Un país en crisis con una declinación en todo sentido. Vivimos un proceso de degradación progresivo. Nos deja un México degradado.