Arizona cierra cárceles por protestas de inmigrantes

El comisario Joe Arpaio avisa sobre la acción, que afecta al condado de Maricopa
Arizona cierra cárceles por protestas de inmigrantes
La campaña "Hoy somos Arizona" intenta informar a los hispanos sobre las cláusulas de la SB1070.
Foto: AP

PHOENIX, Arizona (AP).- El comisario del condado de Maricopa, Joe Arpaio, anunció el cierre de todas las cárceles municipales durante las protestas convocadas contra la ley de inmigración de Arizona, según se anunció ayer.

El diario Arizona Republic informó que la comisaría planea cerrar sus seis cárceles hoy sábado debido a la gran concentración convocada para la tarde.

Las autoridades esperan a entre mil y cuatro mil manifestantes en Phoenix frente al complejo de carpas convertidas en celda, conocido como “Tent City” o ciudad carpa.

El cierre significa que los reclusos no podrán recibir visitas.

La Corte Suprema está analizando la ley de inmigración HB1070 de Arizona y se espera su fallo para la semana próxima.

La decisión podría marcar el rumbo futuro de todas las iniciativas similares que se están sucediendo a nivel local y estatal.

Reina una enorme expectativa y muchos activistas hispanos se preparan para lo peor: temen que se deteriore el ambiente hacia los hispanos y posibles campañas a favor de leyes como la SB1070 si la corte ratifica aunque sea algunas de las cuatro cláusulas de esa legislación que han sido suspendidas en los tribunales.

“Mi esperanza es que no ratifiquen ninguna cláusula, pero soy realista y, en base a las preguntas que los jueces de la corte han hecho hasta ahora, a lo mejor emiten una decisión en contra de la comunidad”, dijo Lydia Guzmán, directora ejecutiva de Respect-Respeto, en Arizona. “Eso sería algo grave”.

“Estamos nerviosos”, dijo Diana Salazar, presidenta de la Asociación Latina de Charleston, en Carolina del Sur. “Vamos a ponernos en los zapatos de los indocumentados. Tienen sus raíces aquí, sus hijos aquí… No quieren regresar a su país. Estamos preparando una vigilia el día de la decisión de la corte”.

El Supremo tiene en sus manos algunas de las medidas más controversiales de las iniciativas de este tipo, como impedir a los hispanos trabajar si no tienen documentos migratorios y forzarles a cargar con ellos todo el tiempo para mostrárselos a las autoridades si estas se los piden.

Las recomendaciones que se hacen a los inmigrantes hispanos, sobre todo en Arizona, incluyen sesiones informativas de “conozca sus derechos”, donde se les dice que no pierdan la calma cuando les pare un policía y no tengan miedo a decir que quieren hablar con un abogado.

También se les recomienda que no conduzcan si no es absolutamente necesario y que mantengan a mano los números de teléfono de parientes que se encuentran legalmente en el país, si es que los tienen, por si necesitaran su ayuda. La distribución de números de teléfono de agencias en las que se pueden reportar abusos también es bastante común.

Veintitrés estaciones hispanas de televisión y radio en el estado de Arizona emitieron el miércoles, de forma simultánea, media hora de programación sobre la controvertida ley, aprobada en Arizona en 2010.

Con dicha campaña, llamada “Hoy somos Arizona”, se intenta informar a los hispanos sobre las cláusulas de la SB1070, su impacto y la incertidumbre que ha generado a lo largo del estado, señaló un comunicado emitido por los promotores de la iniciativa.

Los simpatizantes de la legislación, firmada por la gobernadora del estado Jan Brewer, aseguran que la inmigración ilegal ha provocado serios problemas fiscales y de seguridad en Arizona.

Brewer dice que Arizona gasta millones de dólares cada año enviando a inmigrantes sin papeles a las cárceles y ofreciendo educación y cuidado médico a individuos que quebrantaron la ley entrando al país de forma ilegal.