Estudiante en busca de un futuro mejor

Llegar a este punto no ha sido fácil para una joven que creció en vecindarios donde la amenaza de las pandillas y la deserción escolar están a la orden del día.
Estudiante en busca de un futuro mejor
Tras la preparatoria, Chabelas busca la superación a través de la educación.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Ni su padres ni sus hermanos pudieron ir a una universidad, pero su propia determinación llevó a Guadalupe Chabelas a buscar la superación. De ser una estudiante de bajo desempeño pasó a ser una estudiante brillante en la preparatoria Esteban Torres, de la que se ha gradúo recién, y en unos meses comenzará sus estudios superiores en el Mount St. Mary’s College.

En su mirada y en sus palabras se puede percibir la convicción con la que Lupe, como la llaman sus allegados, desea salir de su vecindario en el Este de Los Ángeles para conocer una vida mejor.

“Nunca pensé que en algún momento yo podría convertirme en la presidenta del cuerpo estudiantil de mi escuela, y mucho menos algún día ser admitida con una beca a un colegio privado como Mount St. Mary’s”, señaló la joven de 17 años de edad.

“Estoy muy feliz de poder decir que voy a la universidad ahora. Si me hubieran dicho que esto me iba a pasar, cuando iba en el grado nueve, jamás lo hubiera creído posible”, agregó.

Pero llegar a este punto no ha sido fácil para una joven que ha crecido en vecindarios donde la amenaza de las pandillas y la deserción escolar están a la orden del día. Un reflejo de ello es la alta tasa de deserción escolar – 56 por ciento-en el distrito escolar de Los Ángeles.

“Una de mis amigas ya tuvo un hijo y tuvo que dejar la escuela …Mi hermana dejó la casa en el grado 10 y mi otro hermano también dejó la escuela”, compartió Chabelas sobre como esta situación es común en su ambiente. “Es muy difícil sobrevivir estas circunstancias”, destacó.

“Muchas veces en mi casa escuché decir, de broma o no, que yo no llegaría a ser nadie y eso me afectaba”, recordó la integrante de una familia de cinco hijos, quien ahora asegura quiere estudiar la carrera de psicología para poder regresar a su comunidad a trabajar como consejera en una preparatoria.

Christina Palacios, coordinadora escolar comunitaria en Esteban Torres opinó la importancia del apoyo como comunidad para este tipo de estudiantes. “Lo más importante es tratar de que salgan de este vecindario, para que puedan regresar y traer un cambio positivo”, apuntó y resaltó que ese es el potencial que ve en Chabelas.

“Lupe es una chica tradicional del barrio, pero hemos visto frente a nosotros un cambio en ella de 360 grados. Estoy segura que regresará para mejorar la vida de otras estudiantes como ella”, expresó Palacios.

Chabelas, confiesa que la parte más difícil de lograr ir a la universidad fue, “convencerme a mi misma de que era capaz de llegar a ser alguien exitosa en la vida”, dijo y sostuvo que “quiero ser un modelo a seguir para mi hermana pequeña y mis sobrinos. Quiero regresar aquí al Este de Los Ángeles, a pesar de todo, esta es mi casa”.