Más de 50 muertos en ciudades sirias

Los opositores elevaron la cifra de víctimas a unas 90 personas
Más de 50 muertos en ciudades sirias
El líder del grupo opositor Consejo Nacional Sirio (CNS), Abdel Baset Sida, habla previo a la sesión de reunión árabe, en El Cairo.
Foto: EFE

EL CAIRO, Egipto (EFE).— La ofensiva de las fuerzas de régimen sirio causó ayer la muerte de más de un centenar de personas, mientras la oposición se reúne en El Cairo para aunar posturas y buscar una solución a la crisis.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó en un comunicado de que al menos 33 civiles murieron por los bombardeos y los disparos de las tropas gubernamentales y que 15 cadáveres fueron hallados en el barrio de Deir Baalba en Homs (centro).

Además, señaló que hay informaciones sin confirmar que apuntan que otras 15 personas perecieron en la localidad de Duma, situada en la periferia de Damasco.

Por su parte, los opositores Comités de Coordinación Local (CCL) elevaron la cifra de víctimas a noventa, la mayoría en Hama (centro), Homs y los alrededores de la capital.

Las tropas gubernamentales se enfrentaron a los rebeldes del Ejército Libre Sirio (ELS) en las poblaciones de Zabadani y de Duma, cerca de Damasco, unos choques acompañados con bombardeos contra sitios montañosos en la zona.

En Homs, los militares del régimen bombardearon la localidad de Rastan, el actual bastión del ELS, y cortaron la electricidad y el agua.

Asimismo, las fuerzas del régimen irrumpieron en las localidades de Al Bachura y al Yarayima en Hama, donde efectuaron amplias campañas de detenciones.

También la provincia meridional de Deraa fue castigada en esta jornada por las operaciones del régimen, que bombardeó con proyectiles de mortero varias localidades, entre ellas Um al Mayaden.

Estos acontecimientos coinciden con una reunión en El Cairo de los principales grupos de la oposición siria para superar sus divisiones y consensuar una estrategia para la etapa transitoria después de una eventual caída del régimen de Bachar al Asad.

Los opositores analizaron un “documento de acuerdo nacional” para la transición, que incluye puntos como la separación entre la religión y el Estado, la alternancia del poder, la igualdad de derechos para todos los ciudadanos o las libertades públicas.

Mientras, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, pidió ayer ante el Consejo de Seguridad que se evite “a toda costa” una mayor militarización del conflicto en Siria, donde la violencia aumenta por la entrega de armas desde el exterior al Gobierno y la oposición.