Evo anula concesiones mineras a empresa canadiense

Acusó a la empresa canadiense de haber provocado enfrentamientos entre familiares y miembros de los mismos “ayllus"
Evo anula concesiones mineras a empresa canadiense
El presidente boliviano Evo Morales.
Foto: EFE

La Paz.- El presidente de Bolivia, Evo Morales, aceptó hoy anular las concesiones de exploración minera otorgadas por su Gobierno a una filial de la empresa canadiense South American Silver (SAS), tras recibir a los indígenas que retuvieron a siete personas para exigirle esa medida.

Morales anunció el acuerdo en el Palacio de Gobierno, acompañado por dirigentes indígenas y representantes de otros nativos que apoyan la continuidad de la firma, que explora yacimientos en el departamento andino de Potosí, fronterizo con Chile y Argentina.

El gobernante, de origen aimara, etnia de los indígenas de la zona minera, acusó a la empresa canadiense de haber provocado enfrentamientos entre familiares y miembros de los mismos “ayllus” (clanes indígenas) y los felicitó por defender, según él, la gestión del Estado sobre esos recursos.

El ministro de Trabajo, Daniel Santalla, explicó que se formará una comisión para redactar “un proyecto de decreto supremo de reversión de todas las concesiones mineras registradas a nombre de la empresa minera de Mallku Khota”.

Esa filial de la empresa canadiense explora desde 2007 la zona de Mallku Khota (Laguna del Cóndor, en aimara), a 350 kilómetros al sur de La Paz, donde hay sobre todo plata e indio, pero también oro en porcentajes reducidos.

Santalla dijo que se suspenden todas las actividades de exploración, prospección y cualquier forma de explotación, y que el Estado se hará cargo totalmente del yacimiento.

La decisión fue tomada para poner fin a un conflicto de varias semanas en el que un indígena perdió la vida en un choque con policías y siete personas, la mayoría empleados de la minera, que fueron tomadas como rehenes por los nativos.

Dos ingenieros de la compañía retenidos durante once días fueron liberados el domingo por los indígenas, al igual que un policía que estuvo secuestrado cuatro días, mientras que el resto fue liberado o huyó antes de su cautiverio.

Santalla minimizó el lunes el secuestro de los ingenieros y dijo que no era delito.

También negó que los rehenes hayan sufrido maltratos, en contra de lo que dijeron otras autoridades del mismo Gobierno y los propios rehenes, que denunciaron palizas. EFE