Peña Nieto niega lo de la compra de votos

Califica de 'montaje' las acusaciones; pide anteponer intereses del país a propios
Peña Nieto   niega  lo de la  compra de votos
Peña Nieto llamó a los demás partidos a "deponer cualquier actitud que polarice los ánimos de la sociedad".
Foto: EFE

Califica de ‘montaje’ las acusaciones; pide anteponer intereses del país a propios

MÉXICO, D.F. (EFE).- El virtual ganador de los últimos comicios mexicanos, Enrique Peña Nieto, calificó ayer de “montaje” las acusaciones en su contra sobre una supuesta compra masiva de votos y deploró que “hasta el presidente” Felipe Calderón haya sido “engañado” por dichos señalamientos.

En una rueda de prensa con medios de comunicación nacionales, Peña pidió a sus contrincantes políticos anteponer el bien para México a las pugnas electorales y evitar quebrar la unidad de la sociedad tras su victoria en las urnas.”Estoy convencido de que ningún actor político ni ningún partido político tiene derecho a lastimar la unidad de los mexicanos, a polarizar aún más los ánimos”, aseguró Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), declarado vencedor en las elecciones del 1 de julio.

Peña Nieto llamó a los demás partidos a “deponer cualquier actitud que polarice los ánimos de la sociedad”.”México quiere vivir en un clima de armonía, de paz y de unidad social. Y nadie tiene derecho a poner en riesgo esta condición que queremos todos los mexicanos”, agregó, según la transcripción de las declaraciones difundida por el equipo de Peña Nieto.

La coalición izquierdista liderada por Andrés Manuel López Obrador no aceptó el resultado oficial de los comicios y, pese a tener una diferencia en contra de 6.6 puntos porcentuales respecto a Peña Nieto, está decidido a buscar la invalidez o la anulación de las elecciones, siempre en los cauces que establece la ley.

Frente a ello, Peña Nieto dijo que será respetuoso con los tiempos que marca el proceso electoral, que dan un plazo máximo al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación hasta el 6 de septiembre para analizar y validar o no los comicios. Peña Nieto aseguró que en su favor había un apoyo “claro y evidente” de los votantes, 19.2 millones de mexicanos, frente a casi 15.9 millones de partidarios del izquierdista López Obrador. Sobre las acusaciones de compra masiva de votos formulada en su contra por López Obrador, declaró que “no son más que un instrumento de montaje y descalificación”.

“Estos señalamientos de la oposición, sobre todo de quien no ha sabido reconocer los resultados de la elección, han venido haciendo de manera reiterada para que de una mentira y una afirmación sin sustento, sin prueba alguna, con infundios absolutos, pareciera convertirse en verdad”, dijo.

Añadió que esas acusaciones “han venido a engañar o a generar confusión y duda en varios, entre ellos hasta en el presidente de la República”, añadió en referencia a las declaraciones hechas ayer por el presidente Calderón en las que pidió sancionar las “inaceptables” prácticas de compra de votos durante la elección.

Por otra parte, el conservador Partido Acción Nacional (PAN) celebró una reunión de su Comité Ejecutivo Nacional, la primera tras su derrota, y reconoció los resultados de elección pero denunció que hubo inequidad.

“Las elecciones fueron bien hechas, independientemente de los resultados, son una obligación de candidatos y partidos asumirla como parte de nuestro compromiso democrático. Consecuentemente, reconocemos los resultados oficiales hasta ahora publicados”, apuntó el presidente del PAN, Gustavo Madero.

El partido conservador, en el poder desde 2000 en México y que lo perderá el próximo 1 de diciembre si Peña Nieto es finalmente nombrado presidente, hizo sin embargo una crítica del proceso electoral, que no consideró “equitativo” ni “ejemplar”.

“Por el contrario existe evidencia importante de inequidad severa y de faltas graves” ante las cuales Madero pidió al Instituto Federal Electoral (IFE) y al Tribunal Electoral que las tenga en cuenta.

Entre los asuntos donde estarían la mayoría de las irregularidades, según el PAN, están “el evidente rebase de los topes de gastos de campaña” y “la compra directa de votos”, entre otros temas.

Pese a ser ese último punto el caballo de batalla que López Obrador para intentar anular o invalidar los comicios del 1 de julio, el PAN no se unirá a esas impugnaciones de la izquierda.

“En el Gobierno o en la oposición siempre sabremos poner el interés de México por encima de cualquier otro”, concluyó.

Finalmente y respecto al proceso, el IFE informó hoy que tiene abiertos 40 procedimientos por supuestas irregularidades en las pasadas elecciones, 24 de ellos contra el PRI, 12 contra el Partido de la Revolución Democrática (PRD, de López Obrador) y 4 contra el PAN.

Los hay por presunto rebase de topes de gastos contra López Obrador y Peña Nieto, en el caso del último “por gastos diversos, entre ellos el uso de aeronaves” durante la pasada campaña.

También contra Peña Nieto se indaga la presunta entrega de tarjetas de prepago Monex “para la compra y coacción del voto a favor de Enrique Peña Nieto”, así como el “uso indebido de recursos y rebase de tope de gastos de campaña, a través de la distribución de tarjetas Soriana” con el mismo fin.