Abren las puertas de la villa olímpica

Hogar de los atletas tiene un ligero problema: las camas no son para personas más allá del 1.73

Guía de Regalos

Abren las puertas de la villa olímpica
El alcalde de Londres, Boris Johnson, observa los preservativos que se dejan en las habitaciones de los atletas en la villa olímpica.
Foto: EFE

LONDRES (AP/EFE).- La villa olímpica abrió sus puertas para los atletas, y si Michael Phelps y Usain Bolt deciden hospedarse allí necesitarán camas más grandes.

Cada habitación de la villa tiene dos camas individuales, con mesas de noche y lámparas.

Pero las camas son de 1.73 metros de largo, lo que significa que muchos atletas necesitarán extensiones para acomodar sus cuerpos.

Bolt mide 1.95 metros y Phelps 1.93.

A dos semanas de la inauguración de los Juegos que arrancan el 27 de julio, el alcalde de Londres, Boris Johnson, participó ayer en la última inspección de las instalaciones.

Unos 17 mil atletas y oficiales vivirán en la villa, localizada dentro del Parque Olímpico y cerca del estadio principal y de la sede de los deportes acuáticos.

“Estamos cerca de terminar los preparativos”, comentó Johnson.

Además de los apartamentos, la villa tiene restaurantes, áreas de descanso y gimnasios.

Después de los Juegos, los apartamentos serán transformados en 2,818 hogares.

El Gobierno británico confirmó ayer el despliegue de 3 mil 500 soldados adicionales, hasta un total de 17 mil, para proteger los Juegos Olímpicos de Londres, después de que el lmiércoles, la empresa privada encargada de la seguridad admitiera que no está preparada.

La ministra del Interior, Theresa May, aseguró ante la Cámara de los Comunes que el cambio de planes no afectará a la seguridad del evento, que se disputará del 27 de julio al 12 de agosto.

May dijo que, tras consultar con el ministerio de Defensa y Locog -organizadores de los Juegos-, se había considerado “prudente” incrementar el número de militares para compensar la falta de guardas privados.

La multinacional G4S -una de las mayores empresas de seguridad del mundo, con 650 mil empleados- confesó el miércoles que “había tenido problemas” para reclutar el personal suficiente y formarlo en el calendario previsto.

“GAS ha dejado tirado al país y por ello hemos tenido que, literalmente, enviar al Ejército”, criticó ayer el presidente de la comisión parlamentaria de Interior, el laborista Keith Vaz.

Vaz ha llamado a declarar dentro de unos días ante esa comisión al presidente, Alf Duch-Pedersen, y el consejero delegado, Nick Buckles, de la compañía, que es líder en el sector en el Reino Unido.

Ante la proximidad de los Juegos, el Gobierno decidió movilizar al personal militar, lo que implicará que muchos soldados no puedan coger sus vacaciones cuando tenían previsto, en un momento además de amplios recortes en las Fuerzas Armadas.

El ministro de Defensa, Philip Hammond, aseguró ayer que se reembolsará a los soldados las pérdidas por cancelación de sus vacaciones y se les darán además entradas gratuitas para algunos eventos de las Olimpiadas.

Por su parte, Theresa May insistió en que el despliegue adicional de soldados, que se encargarán de tareas de control, logística y vigilancia, podrá hacerse sin sobrepasar el presupuesto de 553 millones de libras (685 millones de euros).