Nuevas barreras legales a abogado

El estatus indocumentado de Sergio García lo hace inelegible para ejercer el derecho, ya que la ley federal de inmigración de 1996 prohíbe a un inmigrante sin papeles tener acceso a beneficios como la asistencia pública y el cuidado médico a menos que el estado apruebe una ley que garantice tales derechos.

Guía de Regalos

Nuevas barreras legales a abogado
Sergio García no ha podido practicar su profesión.
Foto: Aracely Martínez / La Opinión

SACRAMENTO.- El Departamento de Justicia (DOJ) de la nación presentó un documento legal ante la Corte Suprema de California en el que se pronuncia en contra de dar una licencia para ejercer el derecho al abogado indocumentado Sergio García.

“La Corte Suprema de California no tiene derecho de admitir a un abogado indocumentado en la Barra de Abogados aún cuando cumplió con los requisitos establecidos en la política de admisión”, expuso el DOJ en el escrito presentado ante el máximo tribunal de justicia del estado.

De acuerdo al Departamento de Justicia el estatus indocumentado de García lo hace inelegible, y su razonamiento se base en la ley federal de inmigración de 1996 que prohíbe a un inmigrante indocumentado tener acceso a beneficios como la asistencia pública y el cuidado médico a menos que el estado apruebe una ley que garantice tales derechos.

García se graduó como abogado en 2009; y ese mismo año pasó el examen de la Barra de Abogados (BAR) pero debido a su estatus indocumentado no pudo obtener su licencia para practicar el derecho.

Sin embargo, debido a su carácter moral, la Barra lo recomendó a la Corte Suprema del Estado para que determinen si le pueden dar licencia para ejercer. Es la primera vez que la Barra recomienda a un abogado para ser admitido.

La Corte Suprema de California es el órgano que determina si un abogado es admitido o no en la Barra o Colegio de Abogados.

En mayo la Corte Suprema de California abrió un periodo para que los interesados presentaran argumentos a favor y en contra de la admisión de García. Incluso invitó a la procuradora Kamala Harris y al procurador de la nación Eric Holder a emitir su opinión sobre el caso.

Según Harris en el escrito legal a favor de García darle la licencia es congruente con los esfuerzos que ha hecho California para motivar a los estudiantes indocumentados a que se eduquen y vayan a la universidad como la aprobación de la ley del Dream Act (que permite que obtengan ayuda financiera para la universidad); y la ley AB540 que los autoriza a pagar las mismas colegiaturas universitarias que los residentes legales.

“Admitir a Sergio García para practicar la ley es consistente con las políticas estatales y federales”, argumentó.

El plazo para presentar escritos legales a favor y en contra terminó, pero ahora los abogados de García se preparan para responder aquellos presentados en contra, como el del DOJ y el ex fiscal retirado de la Barra de Abogados de California, Larry DeSha, quien argumentó que el litigante indocumentado no está calificado para ejercer las leyes porque ha violado la ley federal continuamente al estar en el país sin ser residente legal.

Tienen un máximo de 30 días para hacerlo. El Tribunal Superior emitirá un fallo con base en los argumentos escritos presentados o bien podría llamar a presentar razonamientos orales.

García ha recibido 14 documentos de apoyo. Uno de los más poderosos es justo el de la procuradora Harris.

Jerome Fishkin, abogado de García dijo sentirse desilusionado de que el gobierno federal no apoyó a García.

“El documento es débil desde el punto de vista del derecho. Fracasa en responder a la mayoría de los casos citados en nuestro escrito legal. Se basa en precedentes retóricos y muestra desconocimiento de los casos anteriores. Continuaremos presionando para que a Sergio le den una licencia para practicar el derecho en California mientras que espera su número en la lista de migración”, indicó.

García fue traído por sus padres de México a los 17 años y fueron ellos mismos quien convertidos en ciudadanos solicitaron su residencia desde hace 18 años.

“No todo en la vida son victorias pero no quiere decir que la guerra esté perdida. Esta opinión del Departamento de Justicia es decepcionante. Sin embargo, me motiva para salir adelante y luchar”, dijo García a La Opinión.

Quien de plano sí estaba muy molesto por el escrito legal en contra fue el exmagistrado de la Corte Suprema de California, Cruz Reynoso.

“Es un insulto porque no va a pedir ningún beneficio público sino a prestar servicios. Dar una licencia a los abogados le pertenece al estado”, enfatizó Reynoso.

Agregó que francamente es una desgracia porque como exministro de la Corte Suprema sabe que la opinión de la administración federal en estos casos es de mucho peso para tomar una decisión final.

“Le va a perjudicar a García pero es muy equivocado del presidente Obama que aunque es alguien a quien apoyo, debo decir que no tiene control sobre su Departamento de Justicia”, lamentó.