El ‘Sueño de la Máquina’

Kinky muestra un México de contrastes en su nuevo material discográfico
Sigue a La Opinión en Facebook
El ‘Sueño de la Máquina’
Integrantes de la agrupación mexicana Kinky.
Foto: J. Emilio Flores / Archivo La Opinion

Recién salido del horno, Sueño de la Máquina es el nuevo disco de los mexicanos Kinky, que, tras un año y medio de trabajo, mucho entusiasmo y colaboraciones de Mala Rodríguez y Dante Spinetta, muestra en su quinta producción un México lleno de contrastes.

“Fue una experiencia más larga de lo común y eso nos dio la oportunidad de experimentar con lo que se nos ocurriera”, dijo a el vocalista de la banda, Gil Cerezo, sobre este disco, que salió al mercado en agosto bajo el sello de Nacional Records.

Realizado en los estudios del célebre John King, reconocido productor de artistas como los Beastie Boys y Medesky Martin & Wood, este quinto trabajo musical de los regiomontanos también significó un proceso creativo diferente al de sus discos anteriores.

“Tiene una calidad de sonido más amplia, por las herramientas que no teníamos antes, lo que nos hizo expandir nuestro sonido. También creo que la parte lírica es muy contundente, con una historia que se desarrolla a lo largo de todo el disco, algo que nunca habíamos hecho”, explicó el artista.

Esta producción que recorre el tema de la violencia generada por el narcotráfico mexicano, y la entremezcla con otras vivencias.

“Este disco simboliza lo que estamos viviendo en México”, apuntó Cerezo en una entrevista. “Es una yuxtaposición entre la violencia exagerada y una cultura que se desarrolla en la fiesta y no deja de celebrar su parte buena como su cultura, su música, su arte, su color”.

“Hicimos una dinámica con ambas partes, la buena y la mala, para mostrar nuestra versión de México, en donde nos seguimos divirtiendo a pesar de escuchar los tiros al aire”, dijo el intérprete.

Sueño de la Máquina se compone de diez temas entre los que se encuentran Después del After, Negro Día, Control y Tripolar y, según Cerezo, es “una saturación de ingredientes”, en definitiva “un disco más íntegro”.

La producción muestra el claro efecto de haber sido grabada casi en su totalidad en la ciudad californiana de Los Ángeles, segundo hogar de los integrantes de la banda desde hace un par de años.

“Creo que este disco tiene un alto contenido latino pero es quizás una interpretación más global de la latinidad en el contexto del rock y la electrónica”, asegura el líder de una banda nacida en 1998 en Monterrey.

Kinky asegura haber encontrado en Los Ángeles “una ciudad poco común en Estados Unidos”. Según su líder, “hay un ‘subMéxico’ que sale a flote, en las taquerías, en el español por doquier y en el lenguaje de la gente que habla y respira a México pero desde este lado”.

“Es una ciudad que está situada a nivel mundial como capital del entretenimiento y que también tiene un impacto interior de México”, dijo Cerezo.

En el álbum participan figuras de la música en español como la española Mala Rodríguez y el argentino Dante Spinetta, con un par de temas hechos a distancia.

“Nuestro primer sencillo se llama Negro Día -explicó Cerezo- y es una colaboración con la rapera española Mala Rodríguez, que es una de las voces femeninas más poderosas, agresivas y contundentes. Musicalmente nos encantó lo que nos hizo a larga distancia y decidimos soltarlo como el primer single”.

El vocalista también aseguró estar muy orgulloso del trabajo realizado junto con el exintegrante del legendario dúo Illya Kuryaki and The Valderramas, Dante Spinetta, quien desde Argentina “nos hizo el honor de mandarnos sus vocales y unos versos muy power que hicieron que [el tema Control] tomara vida”.

Para promocionar su nuevo disco, la banda tiene previsto recorrer varias ciudades de Estados Unidos, para luego visitar también Colombia, México y Argentina.