Hispana de Florida acerca las ciencias a estudiantes latinos

La investigadora Cristina Fernández-Valle es mentora de estudiantes minoritarios que aspiran a convertirse en científicos

Orlando – La científica hispana Cristina Fernández-Valle ha dedicado su vida al estudio de las enfermedades neurovegetativas que afectan principalmente a los jóvenes, además de ser mentora de estudiantes minoritarios que aspiran a convertirse en científicos.

La doctora Fernández-Valle es de origen cubano y la primera científica de una minoría en formar parte del profesorado de la Escuela Burnett de Ciencias Biomédicas del Colegio de Medicina de la Universidad de la Florida Central.

En ese centro, Fernández-Valle ha dedicado 15 años a la enseñanza y a guiar la carrera científica de cientos de estudiantes y profesionales de la medicina.

“Estudié mi doctorado en la Universidad de Miami, donde por muchos años disfruté del apoyo de Richard y Mary Bunge (dos distinguidos neurocientíficos de esa institución) con quienes trabajé y aprendí cómo se maneja un laboratorio y cómo ayudar a otros estudiantes”, dijo a Efe Fernández-Valle.

La científica hispana recibirá este fin de semana el premio Modelo Nacional a Seguir que otorga Minority Access, una organización sin fines de lucro dedicada a mejorar la participación de las minorías en las ciencias y en carreras de desarrollo científico a nivel nacional.

“Cuando le dije a mis padres que, en vez del manejo diario de pacientes y escribir recetas, lo que quería era dedicarme a la investigación neurocientífica no lo entendieron y me llamaron cuasi-médica”, recordó Fernández Valle, quien reconoció que escogió un ramo poco común entre los hispanos.

“Me gusta entender cómo funciona el cuerpo, y como se desarrollan las enfermedades y tratar de corregirlo”, amplió Fernández-Valle, de 50 años, casada y madre de familia, que además reconoció que no puede evitar “asumir los problemas de los pacientes” y por eso el campo de la investigación fue el “mejor camino” para ella.

Además de su labor como profesora y mentora, la doctora Fernández-Valle trabaja en un programa del Centro de Investigaciones Científicas Sanford-Burnhan, con sede en California, y que recientemente abrió uno de sus centros en Orlando, en el que busca las causas de las neurofibromatosis tipo dos.

Una enfermedad “que ataca los nervios periféricos y que crece muy lentamente para entonces darse a conocer cuando los jóvenes tienen entre 15 a 19 años, cuando empiezan a perder el oído y el equilibrio, algo terrible para un muchacho que está en la flor de la vida, corriendo, estudiando una carrera”.

Fernández-Valle cuenta con el apoyo económico para sus investigaciones de otras enfermedades neurovegetativas de la Children Tumor Foundation, de la Iniciativa Nacional de la Salud (NHIF, en inglés) y del Departamento de Defensa estadounidense.

“Me gusta ayudar y creo que entender cómo se desarrollan las enfermedades es un paso importante para curarlas”, añadió esta científica hispana, para quien ha sido una prioridad abrir las puertas del mundo científico a otros hispanos.

“Yo recibí oportunidades por parte de mis mentores en el pasado que siempre me abrieron las puertas, y ahora es mi trabajo ser una influencia positiva en la vida de mis estudiantes no tradicionales y ayudarlos a ser exitosos”, dijo.

“Aquí le llamamos estudiantes no tradicionales a aquellos que son minorías, que tal vez han puesto su carrera a un lado para criar a sus hijos y han regresado a la universidad, como es el caso de una de mis alumnas, Alejandra Petrelli, ella es una triple minoría, mujer, hispana y mayor, y un gran ejemplo de su dedicación al trabajo científico”, explicó.

La profesora dijo de su alumna que ésta se graduó de médico en Argentina y regresó a la universidad para dedicarse a las ciencias biomédicas después de haber criado a sus hijos. “Me gusta ser mentora de estudiantes como ella”, añadió.

Y es que siendo ella misma una minoría, Fernández-Valle entiende los desafíos que enfrentan los estudiantes hispanos que buscan desarrollarse en el campo científico.

“Mi trabajo es abrirle las puertas a esos estudiantes hispanos y darles toda oportunidad”, finalizó.