Secuestran a 40 migrantes de Centroamérica

El plagio ocurrió en Veracruz y se cree que los Zetas están detrás
Secuestran a 40 migrantes de Centroamérica
Cada tercer día llegan hasta Ixtepec, Oaxaca, alrededor de 500 migrantes de Centroamérica en los trenes de carga.
Foto: Archivo / La Opinión

Un comando de hombres encapuchados y fuertemente armados secuestró a un grupo de entre 40 y 50 migrantes centroamericanos, en tres eventos diferentes ocurridos el pasado 2 de octubre en el poblado de Medias Aguas, en el sur del estado de Veracruz.

Entre las víctimas, la mayoría procedentes de Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua, se encontraba una niña de 10 años de edad y al menos dos mujeres embarazadas.

Lo anterior fue denunciado por José Alberto Donis Rodríguez, coordinador del albergue Hermanos en el Camino, de Ixtepec, Oaxaca, de donde salieron los migrantes unas horas antes de ser secuestrados.

De acuerdo a Donis, el grupo había llegado en el tren procedente de Ixtepec, y se encontraba en las vías esperando el tren de carga de Minatitlán, cuando un grupo de entre 12 y 15 hombres armados con metralletas se los llevó. “Lo hicieron a la vista de muchas personas, pero la población de Medias Aguas está atemorizada y a pesar de los gritos de auxilio, la gente cerró sus casas y los negocios, quedando a merced de los secuestradores”.

Medias Aguas se encuentra en el estado de Veracruz y forma parte del municipio de Sayula de Alemán, donde de acuerdo a Donis, después de hacer un recorrido por la zona, ellos mismos presentaron una denuncia, al día siguiente del secuestro.

La Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de Veracruz, sin embargo, rechazó que existiera una denuncia de secuestro.

En un breve comunicado emitido ayer, dio a conocer que “ninguna instancia de procuración de Justicia en Veracruz tiene reporte o denuncia alguna sobre la supuesta desaparición de migrantes” en ese lugar ubicado al sur de la entidad.

“El gobierno del estado está atento, tomando en cuenta que Veracruz es paso migratorio, en atender con visión humanitaria a las personas que transitan por la entidad”, dijo.

El martes 2 de octubre, cuando ocurrió el secuestro, dijo Donis, había por lo menos 200 migrantes en la zona de Medias Aguas, esperando el siguiente tren con dirección a Tierra Blanca. Habían llegado de Ixtepec, Oaxaca, después de un recorrido de cinco horas sobre el lomo del tren procedente de Arriaga, Chiapas.

“Esa noche arrasaron con todos. Hubo varios secuestros, el primero ocurrió a las 4 de la tarde, el segundo a las 9 de la noche y el tercero poco después de la media noche”, dijo Donis. “Los secuestradores actuaron a sus anchas, ese es un pueblo sin ley”.

A pesar de la negativa de las autoridades de Veracruz para reconocer el secuestro colectivo, el testimonio de un sobreviviente, del que se omite, por razones de seguridad, su nombre, nacionalidad y paradero, se pudieron reconstruir los hechos.

“De acuerdo al testimonio del sobreviviente, los hombres se identificaron como parte de los Zetas”, dijo Donis, quien a lo largo de los años ha visto como el problema de las agresiones y secuestros de los inmigrantes centroamericanos continúa en ascenso. “Nadie hace nada, ni las autoridades mexicanas, con todo y nueva ley de migración, ni las autoridades de los países centroamericanos”.

En este caso sólo el consulado de Guatemala ha iniciado una investigación y ha establecido contacto con el albergue de Hermanos en el Camino, de Ixtepec.

Amnistía Internacional avaló la información del secuestro y demandó a las autoridades mexicanas solucionar este caso y dar garantías a los migrantes que cruzan su territorio.

La forma de operar de los secuestradores en esa región es siempre muy similar. “Una persona les pide el número de teléfono de familiares en sus países de origen y en Estados Unidos y después llaman para solicitar entre 1,000 y 5,000 dólares por persona. “Los que no pagan simplemente los desaparecen”, dijo Donis.