Obama retoma su agenda de trabajo

Se prepara para enfrentar cambios en su gabinete y el riesgo de un ajuste fiscal

Obama retoma su agenda de trabajo
El presidente Barack Obama anunció que viajará a Birmaria y Camboya del 17 al 20 de noviembre.
Foto: AP

WASHINGTON, D.C.— El presidente de EEUU, Barack Obama, comenzó ayer a prepararse, tras haber ganado un segundo mandato, para seguros cambios en su gabinete y el riesgo de un abrupto ajuste fiscal, mientras el derrotado en las elecciones del martes, el republicano Mitt Romney, mantiene silencio sobre su futuro.

Obama volvió a su rutina diaria en la Casa Blanca y por la mañana mantuvo la tradicional reunión con sus asesores.

También telefoneó a varios líderes mundiales para agradecerles las felicitaciones por su reelección, entre ellos los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos; de Brasil, Dilma Rousseff; de Francia, François Hollande; la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro británico, David Cameron.Por la tarde tenía previsto un encuentro con su vicepresidente, Joe Biden, quien dijo el miércoles que Obama es consciente de que “queda mucho trabajo por hacer” en el segundo mandato que comenzará en enero y se prolongará hasta 2016.

El plan económico que el presidente explicó a los votantes en casi cada mitin de campaña “será el foco central no solo en las próximas semanas, sino durante los próximos cuatro años”, explicó en una conferencia telefónica con periodistas David Plouffe, uno de los más altos asesores de Obama en la Casa Blanca.

El mandatario quiere “asegurarse de que los más ricos hacen más para reducir nuestro déficit”, afirmó Plouffe en referencia a la propuesta del presidente de aumentar los impuestos a las rentas más altas dentro de su plan para disminuir la abultada deuda pública.Si republicanos y demócratas no llegan a un acuerdo en el Congreso para reducir esa deuda, el país se verá abocado al llamado “precipicio fiscal”, el temido escenario en el que se combinarían drásticos recortes de gasto público y subidas de impuestos a principios de 2013.

Los analistas alertan de que este abrupto ajuste fiscal podría devolver a EEUU a la recesión en el momento más inoportuno. Obama quiere evitarlo a toda costa y por eso apeló al bipartidismo y a la unidad en su discurso de la noche electoral.

Ese espíritu bipartidista podría tener impacto también en la remodelación del gabinete del presidente, que baraja al exsenador Chuck Hagel, un republicano moderado que luchó en la guerra de Vietnam, para sustituir al jefe del Pentágono, Leon Panetta, listo para jubilarse.Obama encargó hace semanas a su asesor Pete Rouse que elaborara listas de posibles candidatos para todas las carteras, con especial atención a dos pesos pesados que serán bajas casi seguras en 2013: la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y el del Tesoro, Timothy Geithner.

En política exterior una de las prioridades de Obama seguirá siendo Asia, a juzgar por el anuncio de ayer de la Casa Blanca sobre su primer viaje fuera del país tras haber ganado la reelección: será a Tailandia, Birmania y Camboya del 17 al 20 de noviembre.Será la primera vez que un presidente estadounidense realiza una visita oficial a Birmania y a Camboya.De Romney apenas ha habido noticias, no ha vuelto a aparecer en público desde la noche electoral y no ha desvelado sus planes de futuro.