Se espera más precipitación

Será una tormenta importante pero de menor impacto que las tormentas de lluvias y viento anteriores, según un experto
Se espera más precipitación
Unas personas caminan por una calle inundada en Sacramento.
Foto: AP

SAN FRANCISCO.— Los residentes del Norte de California que se estaban recuperando ayer de una serie de tormentas de lluvia y viento probablemente no tengan mucha tregua ya que se aproxima otro sistema que provocará nuevamente lluvias intensas en la zona.

Podría haber precipitaciones de hasta cinco pulgadas más en la región a partir de hoy martes, según informó el Servicio Nacional de Meteorología (NWS). La lluvia podría ser especialmente intensa en ciertos momentos en las áreas al norte de Redding y en la Sierra Nevada, indicó el meteorólogo Dan Keeton.

De todas formas no se asemejaría a las copiosas precipitaciones de entre 15 y 20 pulgadas de agua que cayeron en algunas zonas durante el período de cinco días que finalizó el domingo. Los meteorólogos informan que la última tormenta se retiró del área más rápido de lo esperado.

“Igual será una tormenta importante, pero con menos impacto”, dijo Keeton sobre la tormenta que se avecina.

“Tendrá cierto impacto aislado en algunas zonas, pero no será nada generalizado en comparación con lo que observamos en la semana pasada. Fue un pago inicial para la acumulación de agua durante el invierno”, agregó.

Las cuadrillas de Pacific Gas & Electric Company continuaban trabajando para reestablecer la electricidad de unos ocho mil usuarios, una cifra que disminuyó de los 57 usuarios que fueron afectados el domingo en áreas que van de Santa Cruz a Eureka y partes del área de la Bahía de San Francisco.

Tres grandes tormentas azotaron la región en una semana. La tormenta del domingo tuvo precipitaciones de hasta una pulgada en un período de una hora en algunas zonas, además de derribar árboles, causar inundaciones repentinas en las calles y provocar cortes en el servicio eléctrico.

“Creo que todo el mundo estuvo nervioso la semana pasada”, dijo Keeton. “Se advirtió con mucha antelación sobre estas tormentas pero llovió tanto en algunos períodos que muchas personas quedaron asombradas con el poder de la Madre Naturaleza”.

Los ríos en el Norte de California crecieron debido las precipitaciones pero no provocaron tantas inundaciones como se esperaba. Se habían emitido advertencias de inundación para los ríos Napa y Russian al norte de San Francisco, y para el Río Truckee cerca de Lake Tahoe.

Las autoridades de Napa habían distribuido más de ocho mil bolsas de arena y unas 150 toneladas de arena, pero la ciudad no pareció sufrir daños mayores.

En Reno, Nevada, los equipos de rescate buscaban a un hombre desamparado que supuestamente cayó de una rama al Río Truckee el domingo por la noche.

Un cambio brusco en las condiciones climáticas del fin de semana convirtió la lluvia en nieve, lo que ayudó a que la mayoría de ríos y arroyos no tuviera grandes crecidas en las localidades de Reno y Sparks, Nevada, así como tampoco en Truckee, California.