Sufrió crimen, recibe Visa U

Fausto Plaza se dice 'emocionado' de tener residencia legal temporal
Sufrió crimen, recibe Visa U
El ecuatoriano Fausto Plaza muestra sus documentos de residencia enfrente de su esposa, Tania Loja, en Queens, Nueva York.
Foto: EFE

NUEVA YORK.— El ecuatoriano Fausto Plaza, que fue víctima de una agresión en Connecticut en 2010, aseguró estar “emocionado” tras recibir la Visa U que conceden las autoridades de Estados Unidos a víctimas de crimen y que les otorga una residencia legal temporal.

“Mi vida dio un giro de 90 grados. Estoy emocionado”, dijo ayer tras recibir el documento de manos del director de la Secretaría Nacional del Migrante (SENAMI), Gonzalo Lima, en la sede de la entidad en el condado de Queens, donde radica la mayor emigración de Ecuador en Nueva York.

La SENAMI brinda servicios a los ecuatorianos en EEUU y Canadá y por ello se realizó la conferencia de prensa en su sede en Nueva York, donde cuatro familias se han beneficiado también de la Visa U.

Plaza, que salió hace ocho años de Cuenca y vive con su familia en Bridgeport, Connecticut, acudió junto a su esposa, Tania Loja, quien también se beneficiará de la Visa U, así como los dos hijos mayores de ambos, nacidos en Ecuador, de 11 y nueve años, que viven con sus padres, así como un niño de tres años nacido en EEUU.

El inmigrante de 30 años y obrero de construcción aseguró que luego de la agresión de la que fue objeto con un bate de béisbol el 2 de noviembre de 2010 siente temor de salir a la calle. “Siempre hay un miedo, pero la terapia sicológica me está ayudando. Ahora uno está más pendiente” en la calle, afirmó Plaza, que desde hace dos años recibe tratamiento.

Fue agredido en un ojo por un afroamericano frente a su hogar; no encontró a nadie en casa, por lo que acudió a donde vive su primo para refugiarse del frío, pero tampoco lo encontró. Cuando regresaba a la calle se le acercó alguien que le hizo una pregunta y luego le agredió. Plaza tuvo que recibir asistencia en un hospital donde le dieron 10 puntos. El agresor resultó ser un adolescente de 14 años que se declaró culpable a cambio de una sentencia de nueve meses de prisión y libertad condicional.

“No le guardo rencor, es un niño, algo le pudo haber ocurrido en su casa. Yo también tengo hijos”, afirmó Plaza, cuyos hijos de 11 y nueve años tuvieron que recibir también ayuda sicológica en la escuela y que no quiso ofrecer más detalles del caso por tratarse de un menor de edad.

Para calificar para la Visa U se requiere que cooperen con las autoridades para lograr la convicción del culpable y la policía debe certificar que hubo el delito y la cooperación.

Tener este documento por un periodo de tres años permitirá al matrimonio trabajar legalmente y obtener un número de Seguro Social y solicitar la residencia legal.

Al vencerse pueden solicitar una extensión que podría ser de cuatro años, pero depende de cada caso.

“Mi sueño más grande es que mis hijos vayan a la universidad”, agregó Plaza, de voz pausada y más bien tímido.

Por su parte, su esposa señaló estar feliz porque el documento que se le entregó a su esposo les permite trabajar legalmente y de esa forma pagar el Seguro Social.

Loja, que llegó hace cuatro años de Ecuador, dijo además que continuará estudiando cosmetología y destacó que luego de la agresión a su esposo “estamos pendiente uno del otro dónde estamos”.

“Cuando sale de trabajar (en Standford, Conecticut) me prestan un coche y le recojo en la estación del tren. Nadie anda solo en la calle”, agregó.

Loja leyó una carta de agradecimiento a nombre de su esposo, dirigida a la ministra de Inmigración de su país, Lorena Escudero.

“Estamos muy contentos (con la visa). Pero lo más importante es que, si ocurre algo, no se queden callados”, dijo al dirigirse a sus compatriotas.

El embajador de Ecuador ante Naciones Unidas, Xavier Lazzo, exhortó también a la comunidad inmigrante a acudir ante las autoridades si son víctimas de un crimen.

De acuerdo con el cónsul de Ecuador en Connecticut, Raúl Erazo, en ese estado viven entre 40 mil y 50 mil emigrantes de ese país, la mayoría radicados en las ciudades de New Haven, Danbury, Stamford, Bridgeport y Waterbury.

No obstante, ese consulado atiende además a los ecuatorianos en Rhode Island, Massachussetts, New Hampton, Vermont y Maine, lo que eleva aproximadamente la cifra de emigrantes a unos 60.000, de acuerdo con Erazo.