Empleados de salud en huelga

Afirman que en los centros médicos de UC los pacientes están a salvo

Empleados de salud en huelga
Un grupo de huelguistas caminaba ayer en UC Davis, Sacramento, don- de más de 45 operaciones se pospusieron a raíz de la protesta.
Foto: AP

Miles de trabajadores de los centros médicos de la Universidad de California comenzaron ayer una huelga de dos días que provocó la prórroga de docenas de cirugías entre reiteradas confirmaciones de que los pacientes se encontraban a salvo.

Un sindicato que representa a unos 13,000 farmacéuticos, asistentes en enfermería, asistentes de cirugía y otros trabajadores de la salud comenzaron la paralización a las 4 a.m. en las instalaciones médicas de San Diego, Orange, Los Ángeles, Santa Mónica, San Francisco y Sacramento.

Por orden judicial los enfermeros no hicieron huelga, las salas de emergencia permanecieron abiertas y unos 450 empleados sindicalizados se mantuvieron en los puestos más críticos.

Los hospitales se habían preparado para la huelga: pospusieron las cirugías no esenciales, contrataron cientos de trabajadores temporales y los supervisores asumieron algunas tareas. No se habían registrado problemas durante las primeras horas de la huelga mientras los manifestantes de camisas verdes se reunían frente a los hospitales. “Estamos preparados para atender a todos de una forma segura”, indicó el Dr. Tom Rosenthal, jefe médico del Sistema de Hospitalario de UCLA. Se pospusieron unas 30 cirugías durante el período de la huelga en las instalaciones de la zona de Los Ángeles, dijo Rosenthal.

En Sacramento, más de 45 operaciones se pospusieron en el sistema de salud de UC Davis, mientras que fueron cinco las cirugías pediátricas que se pospusieron en las instalaciones de UC San Francisco, según una declaración del sistema de universidades UC.

Más de 200 procedimientos se reprogramaron en las instalaciones médicas de San Diego y en el Condado Orange, dijeron las autoridades a City News Service.

El sindicato está luchando contra el sistema universitario por problemas de personal y jubilación. “Nos preocupamos por nuestros pacientes; sentimos que hay una falta de personal crónica y necesitamos ayuda adicional”, dijo Rubén Gómez, radioterapeuta de Los Ángeles, a KCBS-TV.

No se sabe con certeza cuántos trabajadores sindicalizados se unieron a la paralización, que según estaba establecido, se mantendrá hasta las primeras horas del jueves.

“Estamos muy por encima del millar” de empleados, indicó Todd Stenhouse, portavoz de la Federación Estadounidense de Empleados de Estados, Condados y Municipios.

Sin embargo, Rosenthal señaló que una estimación preliminar indicó que más de la mitad de los empleados sindicalizados se habían presentado a trabajar en las instalaciones de UC en la zona de Los Ángeles.

Stenhouse explicó que la lucha del sindicato atendía a los niveles de personal crónicos y peligrosamente bajos. Al sindicato le preocupa que el sistema de UC esté utilizando aprendices y voluntarios en algunos cargos con el afán de ahorrar dinero, dijo.

“Si usted va al hospital, ¿quiere estar expuesto a una curva de aprendizaje cuando su vida está en riesgo?”, preguntó. “Realmente debilitamos nuestra capacidad de brindar atención de calidad”.

Los empleados sobrecargados están salteando los almuerzos y las horas de descanso en sus trabajos, añadió. Un técnico de quirófano hizo un turno de 22 horas entre el hospital y la guardia.

Autoridades de UC indicaron que el problema real es que el sindicato se niega a aceptar un nuevo plan de pensión —similar al de otros trabajadores estatales— que exige más aportes por parte de los empleados y reduce los beneficios a largo plazo para los nuevos empleados.

El sistema hospitalario podría enfrentar miles de millones de dólares en nuevos costos jubilatorios a menos que haya una reforma, indicó Rosenthal.