Manifestantes protestan frente al estadio de Brasilia

No hubo enfrentamientos, aunque la policía lanzó algunas bombas lacrimógenas para tratar de controlar a los manifestantes que se acercaban al estadio
Manifestantes protestan frente al estadio de Brasilia
Cientos de manifestantes protestaron cerca del Estadio Nacional de Brasilia
Foto: AP

BRASILIA, Brasill.- Cientos de manifestantes molestos por el alto costo de organizar el Mundial protestaban el sábado frente al Estadio Nacional en Brasilia a pocas horas del partido entre Brasil y Japón que pone en marcha la Copa Confederaciones.

La policía antimotines llegó al lugar para evitar que los manifestantes se acercaran al estadio, mientras miles de fanáticos empezaban a arribar para el partido inaugural del torneo en la capital brasileña.

No hubo enfrentamientos, aunque la policía lanzó algunas bombas lacrimógenas para tratar de controlar a los manifestantes que se acercaban al estadio.

Unas 500 personas participaron en las manifestaciones, y en su mayoría gritaban consignas contra el gobierno local y desplegaban pancartas quejándose por el gasto de dinero público en la organización de la Copa Confederaciones y el Mundial, mientras la mayoría de la población enfrenta problemas económicos.

“Exigimos más respeto para la población”, dijo Vinicius de Assis, un manifestante de 21 años. “Están construyendo estos estadios a precios exagerados y no se preocupan por la situación de su propio pueblo”.

Los manifestantes también gritaban contra la FIFA, al señalar que el organismo rector del fútbol mundial no tiene la autoridad para exigirle gastos al gobierno brasileño. “Oye, FIFA, vete”, gritaban.

Los manifestantes se quejaron de que están quedando al margen del gran torneo debido a los precios elevados de las entradas.

“Es una vergüenza, es nuestro dinero el que usaron para estos torneos”, afirmó Jaisson Peres. “Millones y millones gastados y no tenemos nada a cambio”.

El gobierno local dijo que solamente unos 200 manifestantes participaron en la protesta. Afirmó en una declaración que la policía usó una fuerza controlada pero agregó que debería tomar medidas de ser necesario para mantener a aquellos lejos del estadio.

“Las autoridades no permitirán ningún trastorno del orden público ni amenaza alguna contra el partido”, advirtió el gobierno. “Está garantizado que los fans tendrán completo acceso al estadio”.

En estas últimas semanas ha habido protestas violentas en Sao Paulo y Río de Janeiro cuando miles de manifestantes se quejaron de aumentos en autobuses y subterráneos.

La FIFA manifestó el viernes “confianza plena” de que las autoridades brasileñas han demostrado que pueden mantener el orden en las calles.