Familiares de migrantes muertos piden justicia

Familiares de inmigrantes que han muerto o que han quedado lisiados por abusos de la Patrulla Fronteriza pidieron a senadoras de California que los agentes usen cámaras de video de solapa
Familiares de migrantes muertos piden justicia
Daniela Hernández sostiene un retrato de su padre, el inmigrante mexicano Anastasio Hernández Rojas, durante una vigilia en su honor en mayo pasado en San Diego. Familiares de víctimas en la frontera piden que agentes fronterizos usen dispositivos para grabar evidencias.
Foto: Archivo EFE

SAN DIEGO, California.— Familiares de inmigrantes que han muerto o que han quedado lisiados por abusos de autoridad de la Patrulla Fronteriza enviaron ayer un video a senadoras federales de California para pedir que exijan que los agentes usen cámaras de video de solapa.

El video fue enviado a las senadoras Diane Feinstein y Barbara Boxer de California y se encuentra en la red social de YouTube.

Familiares del mexicano Anastasio Hernández Rojas, torturado a muerte; de Valeria Tachiquín, muerta de nueve disparos calibre 38 disparados a menos de un metro; y de José Gutiérrez, quien sufrió cinco fracturas de cráneo en una golpiza de patrulleros enviaron el video de tres minutos y medio.

Valentín Tachiquín, el padre de Valeria Tachiquín, quien trabaja como celador, explicó a las legisladoras que las cámaras de video que se adhieren a las solapas “responsabilizarían a los oficiales” en caso de abuso de autoridad.

Los tres casos incluidos en el video cuentan con testigos pero sólo uno, el de Anastasio Hernández, muerto a fines e mayo de 2010, cuenta con videos como evidencia ante un gran jurado.

Este mes organizaciones de derechos humanos de San Diego y de otros segmentos de la frontera propusieron que los agentes en la frontera usen ese tipo de cámaras de video, luego de que un par de departamentos de policía ha reducido significativamente quejas del público desde que usan las cámaras.

Las personas integradas al video dijeron a las senadoras que el uso de las cámaras podría prevenir más incidentes mortales en manos de agentes en la frontera.