Cierran parque de casas móviles

Complejo era habitado por familias inmigrantes

Cierran parque de casas móviles
Foto de archivo muestra a niños en bicicleta en el parque de casas móviles 'Duroville' en el Valle de Coachella.
Foto: AP

Las últimas familias que habían quedado en un parque de casas móviles plagado de problemas en el Valle de Coachella, en el condado de Riverside, estaban abandonando sus viviendas.

Luego de una década de peleas legales, la corte ordenó el cierre del campamento conocido como Duroville, ayer domingo.

Solo el dueño del lugar, Harvey Duro, y su familia, tienen permiso para quedarse.

El parque de casas móviles, que albergaba en su mayoría a trabajadores migrantes, había sido el blanco de multas por un sinnúmero de violaciones al código de vivienda, incluyendo aguas negras al descubierto, cables eléctricos que no funcionaban y peligros de incendio. Sus residentes vivían sin calles pavimentadas o agua caliente.

Por los últimos meses, muchos ex residentes han sido relocalizados a otro complejo habitacional más seguro conocido como Mountain View Estates.

El campamento de 40 acres contaba con cerca de 300 casas rodantes y su población alcanzaba las seis mil personas durante el período de cosechas en el Valle de Coachella.

El parque de casas móviles recibe su apodo de Harvey Duro, propietario del parque y miembro de la tribu Torres Martínez Desert Cahuilla Indians, que puso a disposición 40 acres de su tierra a los trabajadores agrícolas en 1997 debido a la escasez de viviendas asequibles en la zona. Como el parque se encuentra en territorio tribal, no está sujeto a los códigos de salud y seguridad establecidos a nivel local y estatal.