Consejos para tratar los problemas de audición

A partir de los 55 años, las complicaciones del oído son más comunes, pero hay forma de lidiar con ello.
Consejos para tratar los problemas de audición
La pérdida de audición no debe repercutir en su calidad de vida.
Foto: Fuente imagen: Esta imagen es una obra derivada de Growing Old Together por Rachel Sarai, disponible bajo la licencia Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/sarairachel / 8137804912/

Los problemas para escuchar son una de las afecciones más comunes en adultos mayores de 50 años. Al menos el 10% de las personas de 55 años pierden parcialmente su capacidad auditiva, y este número se incrementa a 25% en aquellos que tienen más de 65 años.

Se estima que entre 70 y 80% de los individuos que tienen más de 75 años sufren de esta condición. Sin embargo, con algunos cuidados, es posible mejorar su audición para volver a disfrutar de los sonidos de la naturaleza, las conversaciones y la música.

Dentro del oído interno hay muchas células minúsculas, encargadas de atrapar las ondas de sonido y cargarlas como señales que el cerebro interpreta. La pérdida auditiva ocurre cuando estas células se dañan o mueren. Este deterioro celular ocurre por diversas causas:

  • Genética: hay familias que son más propensas a perder la audición.
  • Exposición repetida a ruidos fuertes: el uso de auriculares para escuchar música, asistir a conciertos o exponerse al ruido excesivo durante la juventud puede hacerle más proclive a perder la audición.
  • Fumar
  • Condiciones médicas como la diabetes.

El deterioro auditivo ocurre de forma lenta y gradual a través del tiempo, pero puede hacerse más notoria cuando presenta estos signos:

  • Dificultad para seguir las conversaciones.
  • Pedir frecuentemente a los demás que repitan lo que dicen.
  • Problemas escuchando a personas con voz aguda.
  • Tinitus: zumbido constante en los oídos.

La pérdida de la audición es irreversible, pues las células auditivas no pueden regenerarse. Sin embargo, es posible tomar medidas para devolverle la calidad de vida.

Visite a su médico, quien le referirá a un especialista para evaluar su condición a través de una audiometría.

En caso de ser necesario, el médico podrá recomendarle el uso de aparatos de audición. La tecnología de estos dispositivos es muy avanzada, por lo que es posible encontrar modelos prácticamente imperceptibles y muy potentes. Del mismo modo, es posible instalar otros dispositivos que amplifiquen el sonido de teléfonos y televisores.

Preste atención a las condiciones de seguridad de su hogar: usted debe poder escuchar la alarma contra incendios o instalar un dispositivo de alerta visual que se accione en caso de emergencia.

Si su pérdida auditiva es muy severa, puede ser necesario un implante coclear. Esto se hace a través de una cirugía sencilla. Consulte con su médico.

Comuníquese. Una de las consecuencias más graves es el posible aislamiento social, por lo que resulta vital hablar con sus familiares acerca de su problema. De este modo, podrá encontrar soluciones y disfrutar de una vida activa, plena y feliz.