Demócratas en la Cámara Baja debaten reforma migratoria

A los legisladores les preocupa los cambios que hizo el Senado sobre seguridad fronteriza
Demócratas en la Cámara Baja debaten reforma migratoria
El presidente del Caucus Demócrata, Xavier Becerra, aseguró que apoyará la reforma migratoria si cuenta con un camino a la ciudadanía.
Foto: AP

Washington, D.C.- Los congresistas demócratas en la Cámara de Representantes mostraron su preocupación este martes, por los cambios en seguridad fronteriza incluidos en la reforma migratoria aprobada en el Senado.

En una inusual reunión entre los senadores demócratas que escribieron el proyecto de ley y los miembros de su partido en la Cámara Baja, varios congresistas dejaron claro que no se sienten cómodos con la propuesta.

Sin embargo, el presidente del Caucus Demócrata, Xavier Becerra (D-CA) aseguró que si la reforma tiene un camino a la ciudadanía, contará con el apoyo de sus colegas. “Hay varios miembros de distritos fronterizos que no quieren ver interrumpido el intercambio comercial y social que se da en esa zona. Yo comprendo eso y lo comparto, pero apoyamos una reforma justa”, dijo.

El encuentro duró cerca de una hora y contó con las presentaciones de los senadores Charles Schumer (D-NY), Richard Durbin (D-IL), Robert Menéndez (D-NJ) y Michael Bennet (D-CO). Schumer delineó cinco posibles estrategias que el presidente de la Cámara Baja, John Boehner (R-OH), puede tomar para llevar una reforma migratoria a un voto y dejó claro que un proyecto de ley “sin un camino a la ciudadanía es inaceptable para los demócratas en el Senado”.

Por su parte Boehner reiteró que no someterá a votación el proyecto de ley del Senado y que la “aproximación correcta para abordar una reforma migratoria es paso a paso”.

Grupos pro inmigrantes y demócratas liberales esperan generar suficiente presión pública para torcer la mano de Boehner y forzarlo a votar la propuesta del Senado o el proyecto de ley bipartidista que se está negociando en la Cámara Baja.

En caso de no lograrlo, los demócratas también están evaluando la posibilidad de presentar una “petición de descarte”. Esta es una táctica parlamentaria que permite llevar al pleno de la Cámara de Representante un proyecto de ley que no ha sido aprobado por el comité correspondiente y que no cuenta con el apoyo del liderazgo, sólo si logra reunir 218 votos de apoyo.

Fuentes demócratas aseguraron a La Opinión, que no quieren llegar a este extremo y no saben si puedan concretarlo, pero la opción está tras bambalinas.

antonieta.cadiz@laopinion.com