Portugal se disculpa con Bolivia por trato a Morales

Luego del escándalo internacional, el gobierno luso afirma que no tiene problemas con el país sudamericano.
Portugal se disculpa con Bolivia por trato a Morales
Morales fue impedido de aterrizar en varios países europeos.
Foto: AP

LISBOA- El Gobierno portugués ofreció disculpas de forma oficial al presidente de Bolivia, Evo Morales, por no autorizar el aterrizaje de su avión en suelo luso el pasado 2 de julio, y admitió que el Ejecutivo andino puede tener “motivos” para sentirse ofendido.

En un comunicado facilitado a Efe, el Ministerio de Exteriores luso informó de la conversación que mantuvieron el martes su titular, Paulo Portas, y su homólogo boliviano, David Choquehuanca, con el objetivo de “contribuir a superar la tensión entre los países del Mercosur y los miembros de la Unión Europea”.

Según estas mismas fuentes, Portas reconoció que Evo Morales “puede tener motivos de queja en relación a la situación creada en el espacio aéreo europeo durante su viaje de Moscú a La Paz”, cuando Francia, Italia y Portugal le negaron permiso para tomar tierra y repostar.

Bolivia acusó además a España de condicionar la concesión de los permisos necesarios al derecho de inspeccionar el avión de Morales.

Portugal, por su parte, alegó “razones técnicas” para no permitir el aterrizaje, aunque las autoridades bolivianas denunciaron que su negativa y la del resto de países europeos se debió a los rumores que situaban al ex analista de la CIA Edward Snowden en el interior de la aeronave presidencial.

Snowden es perseguido por las autoridades de Estados Unidos tras revelar una masiva red de espionaje y se encuentra todavía en el aeropuerto moscovita de Sheremétievo, a la espera de un permiso de asilo temporal que le permita circular libremente por Rusia.

El Ejecutivo luso, a través de su ministro de Exteriores, precisó ante Choquehuanca la “singularidad” de la posición de Portugal, que autorizó en todo momento al avión presidencial “sobrevolar” su espacio aéreo, informó anticipadamente a las autoridades de sus decisiones y “no exigió ningún tipo de garantía sobre la composición de la comitiva” que acompañaba a Evo Morales.