Descarrila tren al norte de España

Varios vagones volcaron, uno quedó destruido; saldo sería al menos de 40 muertos
Descarrila tren al norte de España
Estado en el que ha quedado el tren Alvia entre Madrid y Ferrol tras descarrilar ayer, cerca de Santiago de Compostela.
Foto: EFE

MADRID, España (Servicios de La Opinión).— Un tren de pasajeros descarriló ayer miércoles en un tramo curvo de las vías en el noroeste de España, lo que provocó la muerte de al menos 40 personas atrapadas dentro de los vagones volcados y dejó más de 140 heridos en el peor accidente ferroviario en décadas en el país, dijeron las autoridades.

Cuerpos cubiertos por mantas yacían junto a las vías mientras los rescatistas intentaban sacar a personas atrapadas en los vagones, algunas a través de ventanas rotas.

Una escena mostró un vagón apuntando al cielo, con un extremo totalmente retorcido, en tanto otro estaba partido en dos y un tercero había saltado de las vías a un camino cercano y se encontraba partido en dos.

Los funcionarios dieron diferentes cifras de muertos, en la víspera del festival religioso anual de la ciudad que atrae a decenas de miles de peregrinos cristianos de todo el mundo.

El presidente de la región de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, dijo que al menos 40 personas murieron.

Pero el presidente de la principal corte de Galicia, Miguel Ángel Cadenas, dijo en el lugar a la radio cadena SER que 56 personas perdieron la vida. Los equipos de rescate todavía buscaban sobrevivientes en los fierros retorcidos la madrugada del jueves en medio de la oscuridad previa al amanecer.

La ferroviaria estatal Renfe dijo que había 218 pasajeros y un número no especificado de empleados a bordo de los ocho vagones del tren en el momento del accidente, a las 8:41 de la noche (6:41 de la tarde, hora del meridiano de Grenwich) en una sección de alta velocidad que se había inaugurado hace apenas dos años.

Renfe dijo que estaba colaborando con el juez nombrado para investigar el accidente.

La funcionaria de salud de Galicia Rocío Mosquera dijo a la prensa el jueves por la madrugada que más de 140 pasajeros recibieron tratamiento en hospitales de la zona, con heridas que iban de leves a graves, y algunos estaban siendo operados horas después del accidente.

El accidente ocurrió alrededor de una hora antes del atardecer, cuando el tren salió del túnel y descarriló en la curva, con lo que los vagones salieron volando de las pistas. Al menos uno se incendió en una escena que Feijoo describió como “dantesca”.

“El tren iba a una velocidad muy rápida y en la curva se salió de las vías, se volcó”, dijo a la SER Sergio Prego, un pasajero en el tren. “Es un desastre. Nosotros fuimos de los pocos afortunados que pudimos salir en nuestros propios pies”.

Las autoridades dijeron que creían que el choque fue un accidente, pero se negaron a ofrecer más detalles, alegando que había una investigación en curso sobre la causa. No especularon acerca de si podría ser un acto terrorista.