Latina gay pide ‘green card’ para su cónyuge en Los Ángeles

Yamileth Escobar y María de los Ángeles Domínguez presentaron la solicitud de residencia legal para esposos de ciudadanos norteamericanos ante USCIS en Los Ángeles
Latina gay pide ‘green card’ para su cónyuge en Los Ángeles
Yamileth Escobar (der.) y María de los Ángeles Domínguez muestran fotos de su boda frente al edificio de Inmigración.
Foto: La Opinion Aurelia Ventura

Yamileth Escobar y María de los Ángeles Domínguez hicieron historia ayer en el Edificio Federal de Inmigración de Los Ángeles al presentar una solicitud de residencia legal para esposos de ciudadanos norteamericanos.

Hasta el momento, solo las parejas heterosexuales podían pedir a sus parejas. Pero como resultado de la decisión de la Corte Suprema de anular la sección 3 de la Ley de Defensa del Matrimonio, o DOMA, las parejas del mismo sexo pueden pedir la residencia de uno de ellos, como lo hacen las parejas heterosexuales.

“La decisión de la Corte Suprema no sólo beneficia a las parejas del mismo sexo en temas de impuestos y salud, sino también en asuntos de inmigración”, señaló Alma Rosa Nieto, abogada de la pareja.

La abogada dijo que con la decisión se beneficiarán tres grupos de inmigrantes. Aquellos que entraron de manera legal y se casaron con un ciudadano norteamericano, podrán pedir la residencia legal de la manera que lo hicieron Ángeles y Yamileth. Los inmigrantes que entraron de manera ilegal y se casaron en el país, también podrán pedir su residencia, pero la persona pidiendo la residencia deberá salir de los EEUU y hacer los trámites en la embajada norteamericana de su país. Los ciudadanos norteamericanos que tienen una relación con una persona que vive en otro país, también podrán pedir a su pareja.

Yamileth y Ángeles se conocieron en la iglesia inclusiva MCC de Los Ángeles, donde Yamileth cantaba en el coro. La pareja pudo casarse en 2008, cuando se abrió una ventana de posibilidad para las personas del mismo sexo, pero su unión no estaba reconocida a nivel nacional. En ese entonces, la pareja, que tiene un niño de tres años de edad, hizo historia, al convertirse en una de las primeras uniones del mismo sexo en contraer matrimonio. Ayer, con la solicitud de la residencia, la pareja volvió a hacer historia.

“Recibimos muchos llamados de personas que estaban en nuestra misma situación”, recordó Domínguez. “Hicimos entrevistas y hablamos con medios de comunicación. Si al menos podemos hacer una diferencia en la vida de una persona y darle esperanza, todo nuestro trabajo está justificado”, aseguró la nativa de Chihuahua, México.

“Para muchos, este ha sido un tema secreto y recién ahora podemos ver su magnitud. Cuando puse la noticia en Facebook, recibí 76 mil visitas”, contó Nieto. “Muchas personas que temían contar su historia, ahora se animan a hablar y a exigir sus derechos”, indicó la abogada.

“Nos emociona saber que nuestro matrimonio ahora tendrá derechos legales“, indicó Yamileth, nacida en El Salvador y ciudadana norteamericana, quien agregó que el aspecto emocional es también importante

“La decisión nos da la libertad y la seguridad de que ya nadie podrá separarnos. También es importante para nuestro hijo que ahora podrá tener los mismos derechos que los niños de otras parejas, para que sepa que estaremos unidos”.