México captura a más migrantes centroamericanos

Los operativos del INM criminalizan a los migrantes centroamericanos en su tránsito en autobuses por México hacia Estados Unidos
México captura a más migrantes centroamericanos
Migrantes centroamericanos viajando en el tren La Bestia por el estado mexicano de Tabasco.
Foto: Archivo / EFE

MÉXICO, D.F.— El Instituto Nacional de Migración (INM) arrancó un operativo piloto en autobuses del estado de Nuevo León, frontera con Texas, para capturar a inmigrantes indocumentados con apoyo de la Policía Federal, el Ejército, la Procuraduría y la policía estatal.

El saldo: tres centroamericanos capturados por día en los primeros tres meses desde la implementación del “novedoso protocolo”, que tiene sustento en la Ley de Migración que autoriza al INM apoyarse en las fuerza pública para perseguir a personas sin papeles.

El Operativo Intermodal ha demostrado “su eficacia” —detalló el INM en un comunicado— al registrarse un alza de 294 % en la detección de extranjeros irregulares en menor número de operativos durante junio, julio y agosto, frente al trimestre marzo, abril, mayo de 2013.

La mayoría de los detenidos para su deportación son originarios de Guatemala, con 141; seguidos de 103 hondureños, 49 salvadoreños, 3 nicaragüenses, un indio y un estadounidense. También cayeron cuatro mexicanos acusados de tráfico de personas.

El 95 % de ellos fue asegurado cuando viajaba a bordo de autobuses del servicio de transporte, y el resto en diversos operativos en las inmediaciones de las vías férreas, hoteles y moteles de la entidad donde cada año arriban unos 5 mil indocumentados.

La participación policíaca para la detención de irregulares fue uno de los puntos más polémicos durante la discusión de la Ley de Migración, en 2011. Los legisladores opositores argumentaron en su momento que esta medida “criminalizaría” a los migrantes, pero finalmente no se cancelaron los artículos que lo avalaban.

En días pasados, el albergue Casa Nicolás, para los migrantes, que preside el sacerdote Eduardo Villarreal, rindió homenaje a los migrantes muertos en la región, entre ellos 173 sepultados en 47 fosas clandestinas de Tamaulipas y Nuevo León y 49 decapitados en San Juan, en el municipio de Cadereyta (cercano a Monterrey).