Vladimir Guerrero y su trayectoria de inmortal

Después de fallidos intentos por volver a las Grandes Ligas anunció su retiro definitivo del béisbol.
Vladimir Guerrero y su trayectoria de inmortal
Guerrero fue uno de los bateadores más difíciles de dominar.
Foto: AP / Archivo

Sin lugar a duda, Vladimir Guerrero fue uno de los más grandes toleteros en dos décadas del béisbol de las Grandes Ligas. Para muestra exponemos algunos de su marcas:

Este gigante guardabosque y bateador designado, quien comenzó su carrera en el ”big show” con los Expos de Montreal, siguiendo después con los Angelinos de Anaheim, Orioles de Baltimore y Rangers de Texas, llegó a ser el Jugador Más Valioso en la temporada del 2004 en La Liga Americana, militando con los californianos. En esa temporada bateó para .337, además disparó 39 jonrones, 39 dobles e impulsó 126 carreras y anotó 124.

Los Angelinos recuerdan a este jugador como uno de los más productivos en la historia del conjunto californiano, ya que lo ayudó a conquistar cinco campeonatos. Estos fueron en la temporadas 2004, 2005, 2007, 2008 y 2009. En el 2008, Vlad, como se le conocía también en los predios beisboleros, además recibió la votación de los 30 dirigentes de las mayores como el más talentoso chocador de bola en todo el béisbol, durante el 2008.

Guerrero, tras anunciar su definitivo retiro, dijo que deseaba seguir jugando en las Grandes Ligas, pero a sus 38 años de edad y tras varias operaciones en sus piernas, decidió no seguir activo, luego de 16 temporadas en la gran carpa. El nativo de Nizao, República Dominicana, quería alcanzar los 500 jonrones, pero tuvo que conformarse con 449 vuelacercas. “Me estuve preparando para regresar, pero no recibí buenas ofertas”, subrayó.

Recordamos conversar varias veces con Vladimir, especialmente al inicio de su carrera en la década del ’90 con los Expos de Montreal. En una ocasión nos expresó que deseaba ser uno de los mejores chocadores de bolas. Luego sobrepasó en el 2011 a su compatriota Julio Franco, como el más productor de hits entre los jugadores dominicanos. En sus trayectoria disparó 2,590 imparables y remolcó 1,496 carreras.

Observando detenidamente su estadística, Vladimir reúne méritos suficientes para ser miembro del Salón de la Fama del Béisbol, de Cooperstown, Nueva York. Fue nueve veces escogido para el Juego de Estrellas y considerado como un sólido guardabosque, con uno de los brazos más certeros en las Grandes Ligas.

Guerrero fue uno de los bateadores más difíciles de dominar. También uno de los de más largos alcances ofensivos, puesto que al poseer largos brazos conectaba con facilidad contínuos lanzamientos fuera de las esquinas del plato.

Vladimir, quien hizo su debut el 19 de septiembre de 1996 con los Expos de Montreal, equipo del viejo circuito convertido en los Nacionales de Washington, en las Grandes Ligas bateó sobre los .300 durante 13 temporadas. Conectó 20 o más jonrones en 12 campañas, 30 cuadrangulares o más en seis años; además tuvo 42 vuelacercas en 1999 y aumentó a 44 estacazos de cuatro esquinas al año siguiente, también con el equipo canadiense de la Nacional.

Con estos atributos constantes en el del béisbol y su contribución a la historia de las Grandes Ligas, reiteramos que Vladimir Guerrero merece ser considerado como uno de los candidatos ideales para el Salón de la Fama, aunque estamos también de acuerdo con sus declaraciones: “Todavía es muy temprano para hablar de eso. Entiendo que tuve una buena carrera, pero ya esa será una decisión que no dependerá de mí. Los escritores tendrán la última palabra en ese sentido”.