Masacre en centro comercial

Terroristas acaban con 39 personas en lujoso sector de Nairobi en Kenia
Masacre en centro comercial
Rescatistas empujan una camilla en los pasillos del Centro Comercial Westgate de Nairobi; más de 150 personas resultaron heridas.
Foto: EFE

NAIROBI, Kenia (AP). — Terroristas armados atacaron un centro comercial en una zona acomodada de Nairobi, mataron a 39 personas y dejaron más de 150 heridos.

Clientes aterrorizados se ocultaban en pasillos traseros y oraban pidiendo no ser encontrados por los extremistas islámicos armados que lanzaban granadas de mano y disparaban fusiles de asalto dentro del centro comercial más lujoso de Nairobi.

Cuando parecía que no había moros en la costa, madres llorando y aferradas a sus hijos, así como hombres salpicados de sangre, salían huyendo del centro comercial “Westgate” de cuatro pisos.

El mandatario keniano, Uhuru Kenyatta, dijo que perdió a “familiares muy cercanos” en el ataque, obra de “agresores despreciables” en un acto de cobardía.

Kenyatta agregó que cientos de personas fueron evacuadas del centro comercial y añadió que el valor y la solidaridad de los kenianos salvaron muchas vidas.

También explicó que las fuerzas de seguridad estaban respondiendo al ataque, en lo que calificó como una operación delicada. Señaló que la prioridad era proteger la vida de los que todavía estában en condición de rehenes.

Al-Shabab, un grupo extremista vinculado con al-Qaida, se atribuyó la responsabilidad del ataque y dijo que era en venganza por la incursión de las fuerzas kenianas en Somalia en 2011, además de amenazar con más ataques.

Entre las víctimas hay extranjeros. El presidente de Francia dijo que dos mujeres francesas perecieron en el ataque y un comunicado de la Casa Blance de EEUU confirmó ayer, al cierre, que ciudadanos estadounidenses fueron heridos, entre ellos “personal de la embajada en Kenia”, aunque sin detalles.

Los atacantes preguntaron a las víctimas si eran musulmanes: si la respuesta era afirmativa, contaron varios testigos, podían marcharse. Pero no así los que contestaban no.

El centro está en una zona pudiente de Nairobi y es frecuentado por un público de alto poder adquisitivo. Había vehículos abandonados frente al centro después del mediodía.

Cuando caía la noche en la capital comercial del este de África, varios rehenes seguían dentro del centro comercial, pero funcionarios declinaron dar una cifra. Dos grupos de fuerzas especiales habían ingresado en momentos en que el enfrentamiento ya llevaba más de nueve horas.

Reporteros dijeron haber visto más de 10 cadáveres horas después de que el ataque comenzó en el centro comercial Westgate, en la lujosa zona de Westlands.

Elementos del Ejército y la policía rodearon el complejo comercial mientras helicópteros sobrevolaban el lugar. Un periodista de The Associated Press dijo haber visto que un soldado keniano herido fue metido en una ambulancia durante la tarde, un indicio, tal vez, de un tiroteo en curso en el interior del edificio.

Testigos dijeron que al menos cinco personas armadas —entre ellas al menos una mujer— atacaron primero un café al aire libre en el nuevo centro comercial, un elegante espacio que cuenta con tiendas de Nike, Adidas y Bose. El centro comercial es de propiedad israelí, y expertos de seguridad habían dicho desde hace mucho que la estructura resultaba un atractivo blanco para atentados terroristas.

Manish Turohit, de 18 años, dijo que dentro del centro comercial vio hombres armados con fusiles AK-47 y chalecos con granadas de mano.