Reforma migratoria aunque sea por partes, pide Obama

Obama dice que aceptaría una reforma migratoria “en cinco pedazos” si resuelve el problema de la inmigración ilegal

Guía de Regalos

Reforma migratoria aunque sea por partes, pide Obama
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se refirió a la reforma migratoria y a la ley de salud en el foro empresarial anual del diario Wall Street Journal en el hotel Four Seasons en Washington.
Foto: EFE

WASHINGTON.- El presidente Barack Obama dijo hoy que aceptaría una reforma migratoria “en cinco pedazos” siempre que estos, en su conjunto, ayuden a resolver el problema de la inmigración ilegal en EEUU, y aseguró que las diferencias con los republicanos en el Congreso “no son tan grandes”.

Durante un foro organizado por el diario The Wall Street Journal, Obama se describió como un “optimista congénito”, por lo que expresó confianza en que el Congreso aprobará la reforma migratoria.

No obstante, Obama reconoció que persiste la oposición de republicanos que prefieren debatir la reforma migratoria a través de medidas parciales, y no de forma integral como insisten los demócratas.

Si bien durante meses Obama insistió en una estrategia “integral”, el mandatario ahora pareció mostrar un tono conciliatorio con los republicanos al dejar entrever que lo que cuenta es que se resuelva el problema de la inmigración ilegal en el país.

Algunos líderes republicanos de la Cámara de Representantes “desconfían de proyectos de ley integrales, pero sabes? Si quieren cortarla en cinco pedazos, con tal de que se logren esos cinco pedazos, no me importa cómo luzca, siempre y cuando contemple los valores” de una reforma, explicó Obama.

El mandatario se refirió a los elementos ya incluidos en la reforma migratoria que aprobó de forma bipartidista el Senado el pasado 27 de junio: la legalización de la población indocumentada; el fortalecimiento de la seguridad fronteriza; el cumplimiento de las leyes migratorias al interior del país; modernización del sistema de visas, y la legalización de estudiantes indocumentados.

“Tenemos que lidiar con los cerca de once millones de indocumentados que están en este país, la mayoría de ellos sólo en busca de oportunidades”, señaló Obama, al reiterar que estos tendrán que reunir una serie de requisitos para su legalización.

“No vamos a tener una situación en la que once millones de personas aun viven en la sombra y son potencialmente deportadas de forma continua”, subrayó Obama, quien ha sido criticado por grupos pro-reforma que aseguran que su Gobierno ha deportado a cerca de dos millones de indocumentados desde 2009.

“En mis conversaciones con republicanos, en realidad creo que la diferencia no es tan grande. Lo que tenemos que hacer es encontrar un camino en el que los republicanos en la Camara Baja en particular se sientan lo suficientemente cómodos sobre el proceso para que puedan avanzar” hacia un terreno común con los demócratas, observó.

Brendan Buck, portavoz del presidente de la Cámara Baja, el republicano John Boehner, dio la bienvenida a los comentarios de Obama.

“La única forma de asegurar que la reforma migratoria funcione es responder a estos asuntos complicados un paso a la vez, y nos complace que el presidente esta comenzando a reconocer eso”, dijo Buck en una declaración escrita.

Según observadores, no solo es la estrategia lo que divide a demócratas y republicanos: algunos republicanos más conservadores siguen oponiéndose a medidas que abran una vía a la legalización y eventual ciudadanía de los indocumentados.