Congresista de Nevada prepara “Dream Act” republicano

Joe Heck elaboró un proyecto de ley que permitiría la legalización y eventual ciudadanía de los jóvenes “dreamers”
Congresista de Nevada prepara “Dream Act” republicano
El congresista por Nevada, Joe Heck, presentó esta semana un borrador de un proyecto de ley de “Dream Act”.
Foto: AP

California – Joe Heck, un congresista republicano que representa a partes del sur de Nevada, presentó esta semana a grupos de su distrito en Henderson el borrador de un proyecto de ley que permitiría la legalización y eventual ciudadanía de los jóvenes que llegaron al país indocumentados antes del 31 de diciembre de 2011, siendo menores de 15 años.

El proyecto de ley no ha sido presentado a la totalidad de la Cámara de Representantes, y sólo fue compartido con diversos grupos de la comunidad en el distrito que representa Heck (Dist. 3 de Nevada) “para construir una coalición de apoyo, local y nacional, para el proyecto”, dijo Greg Lemon, portavoz del congresista.

“Estamos plantando las semillas pero el proceso tomará un poco de tiempo. Trabajaremos esos canales hasta la semana después de Acción de Gracias y luego evaluaremos dónde estamos. La presentación del proyecto dependerá del apoyo de quienes estuvieron en esa reunión”, dijo Lemon.

Heck está bajo presión por grupos de su distrito y enfrenta la posibilidad de un desafío demócrata a su puesto en las elecciones del año que viene. Su distrito tiene un número creciente de latinos (15%) y asiáticos. Su portavoz confirmó que el congresista participó en conversaciones con Eric Cantor, el líder de la mayoría republicana, quien también estaría preparando su versión del “Dream Act”, pero “esto es separado de ese esfuerzo”, dijo Green.

La medida, de cuyo borrador La Opinión obtuvo una copia, legalizaría y daría un camino eventual a la ciudadanía a los “dreamers” o jóvenes indocumentados que cumplieran ciertos requisitos:

  • Haber llegado al país antes del 31 de diciembre de 2011.
  • Tener 15 años o menos para el momento de la llegada.
  • Buena conducta. Buena salud.
  • No convicto de un delito cuya sentencia máxima sea de un año o más de 3.
  • Que haya sido admitido a una institución superior, haya logrado un GED o diploma de secundaria, esté en un programa técnico o para aprender un oficio, o se enliste en las Fuerzas Armadas.
  • Se suspendería la deportación de las personas que cumplan estos requisitos.
  • Obtendrían estatus temporal por 6 años que podría eliminarse una vez completo el grado, curso o esté en servicio militar activo. Puede entonces obtener la residencia permanente y eventualmente la ciudadanía.

Pilar.marrero@laopinion.com