Los plazos presionan a Brasil

Accidente en estadio de Sao Paulo se suma a otros obstáculos
Los plazos presionan a Brasil
Miembros del departamento de Defensa Civil de Brasil revisaban ayer el lugar donde una grúa cayó sobre el techo del Estadio Corinthians.
Foto: AP

SAO PAULO, Brasil (AP).— Desde que una grúa colapsó y derribó una sección del estadio de Sao Paulo, quedó claro que los organizadores de la Copa del Mundo tendrían una tarea cuesta arriba para entregar las 12 sedes del torneo en el plazo fijado por la FIFA de fines de diciembre.

La grúa gigante se derrumbó cuando levantaba una estructura metálica de 500 toneladas, que cayó encima del estadio, destruyó parte del techo y las gradas, y una enorme pantalla de televisión que recorre la fachada del edificio.

La maltrecha grúa quedó tirada en el suelo junto al estadio, mientras que la enorme estructura metálica descansaba encima de las gradas.

Sin duda, no se trata sólo de un pequeño traspié para la sede que albergará el partido inaugural del Mundial el 12 de junio.

Dos obreros murieron en el accidente del miércoles, que de inmediato provocó dudas sobre la capacidad de Brasil para organizar el campeonato.

El momento no pudo ser peor, al colocar al país bajo los reflectores justo unos días antes que los líderes del futbol se reúnan en un balneario en Costa do Sauipe para el sorteo del Mundial.

Pero, por desastroso que haya sido el accidente en el estadio Corinthians, Sao Paulo no es el único problema para los organizadores, a pocas semanas de la fecha límite para entregar las instalaciones a la FIFA.

En realidad, las obras en Sao Paulo estaban casi listas cuando sucedió el accidente, y era una de las sedes más avanzadas entre las seis que faltan por completar.

La historia es diferente en Curitiba, Cuiabá y la ciudad amazónica de Manaos, donde hay sospechas de que los estadios quizás no estén listos a tiempo, a pesar que los organizadores dicen lo contrario.

Además, en Cuiabá hay una batalla legal por el suministro de asientos en el estadio Pantanal, lo que significa que un juez puede detener las obras en cualquier momento.

Los estadios superaron sus presupuestos originales.

?>