Obama pide al Congreso aumentar el salario mínimo

El Presidente asegura que eso ayudará a corregir la creciente desigualdad económica en EEUU
Obama pide al Congreso aumentar el salario mínimo
El presidente Obama ofreció su discurso en un centro comunitario en el sureste de Washington.
Foto: AP

Washington- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, instó este miércoles al Congreso a que aumente el salario mínimo y tome otras medidas para mejorar el ascenso social en el país, al advertir que la creciente desigualdad amenaza el “Sueño Americano” y la democracia.

“Creo que este es el reto definitorio de nuestros tiempos: asegurarnos de que nuestra economía funciona para todos los trabajadores estadounidenses…es un asunto que guía todo lo que hago”, afirmó Obama, durante un discurso en un centro comunitario en el sureste de Washington.

Para Obama, “ya es hora” de que el Congreso aumente el salario mínimo federal, que se sitúa en $7.25, y rechazó la idea de los detractores de que eso perjudicaría a las empresas y la economía.

Al delinear su “agenda de crecimiento”, Obama dijo que el “déficit de oportunidades” es mayor que el déficit fiscal que va en descenso, y pidió aumentar las oportunidades de educación y capacitación para la competitividad de los trabajadores.

Según Obama, desde 1979 la economía estadounidense ha crecido en más del doble, pero la mayor parte de ese crecimiento ha ido a parar a unos cuantos pocos afortunados.

“La creciente desigualdad es más pronunciada en nuestro país y es un desafío a la misma esencia de quiénes somos como nación”, dijo Obama, al advertir de la disminución de oportunidades para la movilidad social en EEUU frente a otros países desarrollados, y cómo eso es una amenaza para el “Sueño Americano” y la democracia.

Aunque el “doloroso legado de la discriminación” ha golpeado en particular a los negros e hispanos, la falta de oportunidades ha perjudicado a todos en todas partes, señaló.

Obama arrancó aplausos cuando reiteró su llamado a la aprobación de una reforma migratoria para “sacar de la sombra” a los indocumentados.

Su discurso, repleto de ejemplos sobre las desigualdades salariales y la brecha entre ricos y pobres, se efectuó en el marco de las presiones de la Casa Blanca para que el Congreso actúe en asignaturas pendientes como el aumento al salario mínimo, un nuevo acuerdo presupuestario, y la extensión de los beneficios de desempleo y los cupones de comida antes de fin de año.

En la actualidad, la tasa de desempleo se ubica en 7.3%, y los economistas predicen que ésta podría bajar en casi medio punto porcentual en 2014, si el Congreso no extienden los subsidios de desempleo para hasta un millón de personas que llevan al menos 27 meses sin trabajo.

Eso se debe a que esos desempleados “desaparecen” de la nómina de beneficios y de los cálculos oficiales del desempleo.

Aunque Obama no ofreció nuevos programas, su discurso en el acto auspiciado por el Centro para el Progreso Estadounidense (CAP), se efectuó mientras los republicanos lo atacan por la lenta recuperación económica y los problemas en el proceso de inscripción de los nuevos mercados de salud dentro de la reforma sanitaria.

Según la Casa Blanca, el discurso de Obama da seguimiento al que ofreció hace dos años en Osawatomie, en Kansas, donde también habló de la creciente disparidad salarial en EEUU.

Así, el discurso también ofreció una “ventana” a las prioridades de Obama en lo que resta de su mandato y que discutirá en su discurso anual sobre el “Estado de la Unión” en 2014.

Maria.pena@impremedia.com

Alrededor de la web