Evita gastar hoy el presupuesto del 2014

Hay que dejar de percibir el regalo como señal de estatus económico o social y ser realista. "Y si otros juzgan su regalo por lo que le ha costado, es problema de ellos. Los regalos tienen que salir del corazón, no de la cartera", afirma experta planificadora

Guía de Regalos

Evita gastar hoy el presupuesto del 2014

Nueva York — La temporada de fiestas de diciembre se sube a la cabeza y es fácil dejarse llevar y pensar que está bien caer en algunas tentaciones y gastar más, un poco más en regalos y quizá en uno mismo. El problema es que después, los presupuestos familiares arrastran más deudas durante meses o se tienen más dificultades para llegar a fin de mes.

Para que esto no ocurra, los consultores financieros, los profesionales que ayudan a muchas familias a organizar sus cuentas e inversiones, recomiendan que hoy mismo, antes de salir a las tiendas, los compradores tomen lápiz y papel y hagan una lista con las personas a las que se va a dar regalos y el dinero que cada uno de los obsequios puede costar.

“Cuando la lista está hecha, uno tiene que preguntarse si la suma que resulta es realista“, explica Erika Safran, planificadora financiera de la firma Safran Wealth Advisors de Nueva York. Esta asesora explica que conviene además saber por qué se compran regalos, “cuál es el objetivo” y para quién, “familia o compromiso”, lo que ayuda a ajustar el presupuesto.

Si la lista es la adecuada para su bolsillo y sus deseos de regalar “no se salga de ella”, aconseja Catherine Seeber, consultora financiera en Wescott Financial Advisory Group en Filadelfia. La tentación es ver las rebajas y todos los incentivos que hay para comprar, “pero el hecho de que esté a mitad de precio no significa que se cubran los objetivos que uno se ha marcado. Compre para quienes están en su lista”, enfatiza Seeber. Si se ve un artículo que puede reemplazar a otro de su lista a menos precio, “cómprelo”, aconseja esta asesora, “pero no compre los dos“.

Los especialistas recomiendan no solo evitar las áreas turísticas para comprar sino además evitar las novedades y comparar precios online. Se pueden hacer las compras en las tiendas en Internet si compensa pero siempre contabilizando los costos de envío e impuestos que se ven poco antes de terminar la compra. En internet hay páginas y aplicaciones como Dealnews.com que dan cuenta de dónde están las ofertas.

Si se acaba en el centro comercial, Seeber aconseja que nadie vaya con hambre. “Se tiende a comprar con prisas, sin mirar lo que es mejor para cada uno, o gastando dinero en comida”. En cualquier caso, asegúrese de cuál es la política de devoluciones de las tiendas.

En lo que los especialistas coinciden es que cuando uno tiene un presupuesto ajustado lo mejor es pagar con dinero en metálico. “Evite usar su tarjeta de crédito, con ella no parece que gastemos dinero”, , explica Safran. “Use billetes, eso nos hace más responsables”.

Otros asesores son más tajantes y la consigna es “no gaste lo que no tiene”. Pero ¿Cuáles son las opciones? “Regale tiempo“, sugiere Seeber. ¿Ejemplos? Elabore cupones de regalo de su tiempo como baby sitter, como asistente para organizar facturas o compañía a personas mayores.

Hay que dejar de percibir el regalo como señal de estatus económico o social y ser realista. “Y si otros juzgan su regalo por lo que le ha costado, es problema de ellos. Los regalos tienen que salir del corazón, no de la cartera”, recuerda Safran.