Deportan a un 10% menos

Por primera vez en el período Obama, ICE revela baja en salidas forzosas
Deportan a un 10% menos
Carlos Jair González ayuda a uno de los deportados recién llegados al refugio del Padre Chava, en Tijuana 29.
Foto: ,AP

Estados Unidos expulsó del país a 368,644 extranjeros durante el año fiscal 2013 que terminó en septiembre, el número más bajo de deportaciones registrado hasta ahora desde que comenzó el Gobierno del presidente Barack Obama, lo que representa una disminución del 10% con respecto al año fiscal anterior.

Según John Sandweg, director en funciones de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), el 98% de las deportaciones realizadas en el período en cuestión están dentro de las prioridades establecidas por la agencia de “enfocarnos en delincuentes convictos y proteger nuestras fronteras”.

La baja en deportaciones para el año fiscal 2013 se debe en gran medida, dijo Sandweg, al mayor enfoque en deportación de delincuentes, que toman más tiempo de procesar y al mayor arresto y deportación de centroamericanos en la frontera, cuya deportación también es más lenta que la de los mexicanos, apuntó el funcionario.

AdemAs, por primera vez, este año ICE presentó las cifras de deportación diferenciadas entre los atrapados entrando al país ilegalmente y los detenidos en el interior del país, y que ya habían entrado y vivido por algún tiempo en los EEUU..

Según los números de ICE, el 82% de los deportados desde el interior habían sido convictos de un delito, y de estos, más de las dos terceras partes habían cometido un delito mayor, bajo las clasificaciones reportadas por la agencia.

En informe reveló asimismo que de los deportados en todo el país, 106,420 eran centroamericanos y 241,493 correspondí an a nacionales de México.

Aunque [el año fiscal] 2013 fue el año con menos deportaciones del Presidente Obama, la cantidad supera al año más exitoso de Bush, 2008, en el que se deportó a 359,795 personas.

Pero la afirmación de que la gran mayoría de deportados son “delincuentes” no convence a los observadores y críticos del Gobierno. “ICE refuerza los números de ‘criminales’, convirtiendo en delincuentes a aquellos que regresan después de ser deportados, buscando reunirse con sus familiares”, dijo el abogado de inmigración Mathew Kolken.

Algo similar manifestó Angélica Salas, de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA).

“ICE y el Departamento de Justicia continúan acusando a más y más personas como ‘violadores de la ley migratoria’ y así los deportan. Inclusive a personas que entran por primera vez la están clasificando como delincuentes”, dijo Salas.

“La definición de delincuentes convictos incluyen infracciones de tráfico y ofensas menores”, dijo Frank Sharry, de America’s Voice.

“Nunca han aplicado el mandato de deportar a lo peor de los peores”, afirmó Sharry.

Pablo Alvarado, perteneciente a la Red Nacional de Jornaleros, dijo que no es muy difícil “llenar las prioridades de la Casa Blanca, cuando han criminalizado hasta el acto de estornudar”.

Los estimados de Tanya Golash Boza, profesora de la Universidad de California en Merced, indican que la baja en la cantidad de deportaciones de este año pospone hasta abril la llegada del Gobierno de Obama a la cifra de dos millones de deportados, que antes se estimaba podría cumplirse en enero o febrero.