Buscan el apoyo de los expertos

Novak Djokovic y Roger Federer contratan a ex estrellas del tenis como entrenadores
Sigue a La Opinión en Facebook
Buscan el apoyo de los expertos
Roger Federer participó ayer en un evento para niños.

MELBOURNE, Australia (AP).— Luego de ver cómo Andy Murray ganaba finalmente su primer torneo grande tras contratar a Iván Lendl como entrenador, Novak Djokovic y Roger Federer decidieron que valía la pena imitarlo.

Ambos contrataron a ex jugadores que han ganado torneos de Grand Slam y esperan comenzar a ver los resultados de esas decisiones en el Abierto de Australia que inicia mañana.

Djokovic, quien busca su cuarto título seguido en Melbourne, es dirigido por Boris Becker y Federer es orientado por Stefan Edberg.

“Es grandioso ver a leyendas del deporte que vuelven y tratan de ayudar a jugadores activos”, comentó Djokovic, luego del sorteo del Abierto.

Los consejos de Lendl ya permitieron a Murray ganar un Wimbledon, un US Open y el título olímpico del 2012.

Djokovic fue desplazado el año pasado del primer lugar en el ranking por Rafael Nadal, en tanto que Federer por primera vez en más de una década no terminó entre los primeros cinco y ganó un solo torneo.

El suizo decidió entonces recurrir a Edberg, su ídolo.

“Me entrené probablemente más fuerte que todos los que están adelante mío en el ranking durante el receso” de fin de año, declaró Federer. “Siento que estoy volviendo a mi nivel. Espero estar rindiendo al máximo en marzo o abril”.

Sin embargo, no todos están dispuestos a contratar a grandes figuras.

Rafael Nadal ensayó terapias nuevas para sus rodillas durante el receso, pero sigue dirigido por su tío Toni, que lo orienta desde niño y con quien ganó 10 títulos el año pasado y recuperó el primer lugar en el ranking.

Nadal, que volverá al Rod Laver Arena de Melbourne después de la final de 2012 en el Abierto de Australia, reconoció que enfrentarse en primer ronda contra el local Bernard Tomic no era “lo mejor para debutar en un Grand Slam”.

Serena Williams, a su vez, estuvo trabajando con su papá, Richard Williams.

“Mi padre siempre ha sido me mejor entrenador”, declaró la tenista. “Sabe cuándo dar un paso al costado. Me conoce mejor que nadie”.

En Brisbana, donde venció a Azarenka y a María Sharapova, Williams recibió también consejos de su padre.

“Sabía lo que tenía que hacer. Me dice: ‘Serena, no estás haciendo esto y aquello’, las cosas en las que trabajamos”, señaló la No. 1 del mundo.