Proteger el salario

California

Ahora que la Cámara de Representantes ha demostrado su incapacidad absoluta para avanzar en una reforma migratoria, cada Estado debe evaluar las necesidades de las comunidades inmigrantes y tomar medidas para mitigar los efectos de nuestro sistema disfuncional. Una de las mayores áreas del problema es la vulnerabilidad de los trabajadores inmigrantes a la explotación, como es el robo salarial —pagándoles a los trabajadores menos de lo que se les debe y a menudo incluso menos del salario mínimo.

Investigaciones recientes de UCLA demuestran que un poco más de la mitad de las mujeres indocumentadas, ganan menos del salario mínimo. El mismo informe encontró que trabajadores en el área de Los Ángeles son despojados cada año de más de mil millones de dólares en sueldos a través del robo salarial. Esto ha llevado a que los investigadores llaman a Los Ángeles “La Capital del Robo Salarial” de la nación.

Philip Villareal, quien trabajó durante años en un lavado de autos, le debían más de 67,000 dólares en salarios robados. Ahora el establecimiento está cerrado, y a pesar de ganar un juicio, Villareal, como el otro 83% de víctimas de robo salarial, no ha recuperado ni un centavo.

A menos de que los trabajadores inmigrantes obtengan protecciones más sólidas, siempre serán presa de los empleadores codiciosos y sin escrúpulos.

Afortunadamente, existen herramientas que pueden crearse a nivel estatal para combatir el robo salarial. California tiene otra vez la oportunidad de liderar el camino para abordar los problemas reales que enfrentan los trabajadores inmigrantes aprobando el proyecto de ley AB 2416, o la ley de recuperación de robo de salarios, autoría del asambleísta Mark Stone.

El proyecto de ley coloca el poder en manos de cualquier trabajador, independientemente del estatus migratorio, responsabilizando a los empleadores al poner un embargo temporal sobre la propiedad del empleador hasta que se llega a un juicio.

Así como lideramos en la creación y ejecución de soluciones prácticas, permitiendo a los californianos indocumentados conducir y establecer el cumplimiento de la ley poniendo en marcha las prácticas que funcionen para las comunidades de inmigrantes, California puede comenzar a abordar los problemas que los trabajadores inmigrantes enfrentan rutinariamente en el lugar de trabajo.

El gobernador Jerry Brown recientemente respondió a preguntas sobre la adopción en nuestro estado de las políticas que incluyen a los inmigrantes a nuestra economía dominante, diciendo que “mientras Washington divaga sobre inmigración, California sigue avanzando.” La aprobación de AB 2416 continuará este enfoque eminentemente práctico y humano.