Ampliaron detención provisional de esposa del exalcalde de Iguala

La prórroga se requirió debido a que la investigación "ha arrojado más cosas" por las que se podría acusar a Pineda y se requiere tiempo para investigarlas

La Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía) de México informó que solicitó ampliar por 20 días más la orden de detención de María de los Ángeles Pineda Villa, esposa del exalcalde de Iguala, José Luis Abarca, ambos implicados en la desaparición de 43 estudiantes.

La ampliación se requirió debido a que este lunes concluía el plazo del arraigo (detención provisional) original que se le ordenó por 40 días.

Portavoces de la PGR indicaron que la prórroga se requirió debido a que la investigación “ha arrojado más cosas” por las que se podría acusar a Pineda y se requiere tiempo para investigarlas.

Pineda y Abarca fueron capturados el 4 de noviembre en la capital mexicana, donde se ocultaron tras escapar de Iguala pocos días después de la desaparición de los estudiantes el 26 de septiembre.

Ambos son señalados como autores intelectuales de la desaparición de los jóvenes, quienes de acuerdo con testimonios de integrantes del cártel Guerreros Unidos fueron asesinados e incinerados en un basurero del municipio de Cocula, vecino a Iguala.

La versión oficial indica que Abarca ordenó la captura de los jóvenes para evitar que estos sabotearan un acto público de Pineda, quien entonces se desempeñaba como directora del Sistema Municipal para el Desarrollo Integral de la Familia.


Lee también:

Suman 21 heridos tras enfrentamientos en Guerrero

Violencia regresa a protestas por desaparición de estudiantes en México

Familiares de 43 estudiantes denunciaron ‘hostigamiento’ del Estado

Iguala: Científicos desmontan tesis de Fiscalía sobre cremación


Después de detener a los estudiantes, en una violenta represión en la que murieron seis personas y 25 resultaron heridas, los policías entregaron a los jóvenes a Guerreros Unidos, grupo que presuntamente promovía económicamente Pineda y su familia.

La versión del asesinado e incineración de los jóvenes para desaparecer su rastro cobró mayor fuerza hace una semana cuando la PGR informó que pruebas genéticas realizadas por un laboratorio de Austria indicaron que algunos de los restos hallados en Cocula corresponden a Alexander Mora, uno de los desaparecidos.

El peritaje internacional que corroboró la identidad de los restos fue aceptado por la familia de Mora, aunque el resto de familiares de las víctimas continúan con la búsqueda de los otros 42 desaparecidos.