Uno de los oficiales baleados en Brooklyn es hispano

Rafael Ramos tenía pocos años en la Uniformada

@Zaira_Reporter

Nueva York.- Fuentes policiales identificaron al policía Rafael Ramos como uno de los dos uniformados asesinados cerca de la esquina de las Avenidas Myrtle y Tompkins Avenue, en la sección de Bedford-Stuyvesant, Brooklyn.

Aunque la edad del oficial no fue revelada, trascendió que tenía pocos años de servicio en el Departamento de Policía (NYPD).

Los investigadores sugieren que el gatillero, quien se suicidó con un disparo en la cabeza en una estación cercana del tren G en Myrtle Willoughby luego de una persecución policial, tendría como propósito ejecutar a los agentes en venganza por los casos Eric Garner y Michael Brown.

El hecho violento, que ocurrió a eso de las 3:00 PM, conmocionó a la ciudad en un momento de asperezas entre el Departamento de Policía y la Alcaldía, y de cara a la ola de protestas a raíz de la decisión de un Gran Jurado en el caso Garner.

“Nos sentimos profundamente heridos”, dijo el teniente Edward Rodríguez, presidente de la Organización de Oficiales Dominicanos del NYPD. “Esto sucede cuando nuestros policías no reciben el apoyo de los lideres, cuando las palabras de los lideres dividen en lugar de unir”.

LEE ADEMÁS: Dos agentes de la policía mueren baleados en Brooklyn

En semanas recientes, representantes sindicales de la uniformada acusaron al alcalde Bill de Blasio de alentar el descontento contra los oficiales, luego de que el funcionario declarara que había educado a su hijo Dante sobre los “peligros” potenciales en caso de interacción con policías.

“Dos de nuestros policías murieron en la línea del deber esta tarde, dejando un profundo dolor en sus familias y en el Departamento de Policía”, dijo el Detective Dennis González, presidente de la Sociedad Hispana del NYPD. “Tal vez ahora los funcionarios electos reconsideren su falta de respaldo y reconozcan lo duro que es para los oficiales exponerse cada día en las calles”.

La muerte de los policías es la primera desde diciembre de 2011 cuando el oficial Peter Figoski, un veterano de 22 años de servicio en la uniformada, fue asesinado al responder a un reporte de robo en Brooklyn.

El incidente ocurre a pocos días de que Patrick Lynch, presidente de la Asociación de Patrulleros Benevolentes (PBA/Sindicato de Policías), dijera en una de navidad para familiares de oficiales fallecidos, que los oficiales necesitan apoyo en vida, no “lágrimas de cocodrilo” cuando mueren.

En la fiesta Lynch hizo referencia a un formulario titulado “No insulten mi sacrificio”, en el que los policías podían solicitar que tanto De Blasio como la presidenta del Concejo Municipal, Melissa Mark Viverito, no asistan a su funeral en caso de morir en el cumplimiento del deber.

El reverendo Al Sharpton dijo en un comunicado de prensa: “He hablado con la familia Garner y estamos indignados por los primeros informes de policías asesinados hoy en Brooklyn. El uso de los nombres de Eric Garner y Michael Brown, en relación con cualquier tipo de violencia o la muerte de policías, es reprobable y en contra la búsqueda de la justicia en ambos casos”.

Sharpton agregó que “La familia Garner y yo siempre hemos insistido en que no creemos que todos los policías son malos, de hecho, hemos hecho hincapié en que la mayoría de los policías no son malos”.

El concejal Andy King, copresidente del Caucus Latino, Negro y Asiático del Concejo Municipal, lamentó el asesinato de los oficiales y llamó a la unidad enfatizando que “Ahora más que nunca es el momento para que el gobierno, la policía, líderes de la comunidad, el clero y todos los neoyorquinos permanezcamos juntos en una sola voz”.