Violento fin de semana en Puerto Rico

Se registraron cinco asesinatos en la isla, lo que eleva a 23 la cifra de muertes violentas en lo que va del año

Guía de Regalos

Violento fin de semana en Puerto Rico
Las autoridades llevan a cabo un esfuerzo por reducir la violencia en las calles.
Foto: Archivo

Cinco personas murieron asesinadas durante el fin de semana en Puerto Rico, lo que eleva a 23 la cifra de muertes violentas en los escasos días que van del año 2015, según datos facilitados este lunes por la Policía local.

Pese a lo elevado de la cifra acumulada en los 18 primeros días de 2015, esta supone una reducción de casi el 40% si se compara con los 38 asesinatos que se habían registrado el año pasado a estas alturas del año.

Las edades de las personas muertas de forma violenta durante este fin de semana fueron 21, 23, 35, 37 y 45 años, y todos ellos -salvo un vigilante de seguridad- estaban fichados o relacionados con la posesión y tráfico de drogas y otras sustancias prohibidas.

Además, tres jóvenes de 20 y 21 años de edad resultaron heridos en un tiroteo en la localidad sureña de Salinas motivada igualmente por disputas por el control de puntos de ventas de drogas.

Por contra, las populares fiestas de la Calle San Sebastián, que convocaron durante el fin de semana en el casco histórico de la capital puertorriqueña a más de medio millón de personas, transcurrieron sin incidentes violentos importantes.

Las autoridades puertorriqueñas llevan a cabo un importante esfuerzo por reducir la violencia en las calles, que en su mayoría está relacionada con el tráfico de drogas en una isla que se ha convertido en un “puente” para la entrada de sustancias prohibidas a EEUU.

Parte de la droga se queda en Puerto Rico para consumo interno y el control de los puntos de su venta es escenario de disputas y ajustes de cuentas a tiros entre bandas de delincuentes.

En 2011, el número de asesinatos alcanzó su máximo histórico (1,164) y desde entonces se ha logrado una paulatina reducción. El año 2014 se cerró con 680 muertes violentas, la cifra más baja desde 2000, tras una reducción del 23% respecto a 2013 y del 41% en comparación con 2011.

La isla caribeña registró a partir de 2000 una curva ascendente en el número de asesinatos, aunque fue desde 2008, con los efectos de la crisis económica que todavía sufre el Estado Libre Asociado, cuando las cifras se dispararon hasta niveles que convirtieron a la seguridad en el principal problema de Puerto Rico.