Yo también quiero una Bratz rehabilitada

Yo también quiero una Bratz rehabilitada

Debo confesar que la verdad, no alcancé a tener una muñeca Bratz porque cuando salieron al mercado estaba bastante crecidita. No por eso, pasaron desapercibidas para mí. Sí, crecí con Barbie y Ken y su “mundo rosa de fantasía” pero las Bratz siempre me parecieron feas, no aptas para niñas chiquitas. Mi impresión fue tremenda cuando acompañé a una tía a comprar algunas para su hija de 6 años y vi la cantidad de cosas y modelos que había en torno a las Bratz dolls. Eso incluye, serie de dibujos animados y películas. No me condenen pero en mi cabeza, ellas no existen en la televisión.

La cosa es que una artista de Tasmania (al parecer) decidió hacer un Tumblr llamado Tree Change Dolls donde cuenta que encontró estas muñecas Bratz y decidió rehabilitarlas quitándole maquillaje y vistiéndolas con ropa tejida por su madre. Esto es lo que escribe en su sitio:

“These dolls have been rescued and rehabilitated from op-shops and tip shops around Tasmania. These lil fashion dolls have opted for a “tree change”, swapping high-maintenance glitz ‘n’ glamour for down-to-earth style. I hand repaint the dolls faces, mold new shoes, and my Mum sews and knits their clothing.”

bratz

En las fotos puedes ver el “dramático” cambio entre antes y después.  Algunas imágenes muestran a las muñecas haciendo cosas que las niñas que las compran, deberían estar haciendo: jugando en los árboles y con columpios y siendo felices.

No tengo hijas pero no estoy en contra de comprarle muñecas y Barbies. Creo que a mí me ayudaron a desarrollar ese “instinto materno” desde pequeña, pensando que cada una de ellas era mi hija y estaba bajo mi cuidado. Pero sí estoy segura que no le compraría una Bratz porque ni siquiera me parecen lindas, están vestidas de una forma que una niña de 4 años no entendería, están exageradamente maquilladas siendo que pese a que amo el maquillaje, no estoy a favor de estar con tantos productos en la cara que por una cosa de salud y autoestima y, finalmente, porque no me gustan nada, ni siquiera las historias que cuentan en su programa.

Eso sí, de seguro le compraría una Lammily y una de estas Bratz rehabilitada a mi futura hija.

Congrats! You’re doing a great job!