Salvadoreños celebran beatificación de Monseñor Romero

Júbilo en El Salvador por la confirmación de la beatificación de Óscar Arnulfo Romero
Salvadoreños celebran beatificación de Monseñor Romero
Los salvadoreños tendrán su primer santo con la beatificación de Monseñor Romero.
Foto: Getty images

SAN SALVADOR-. “¡Qué viva monseñor Romero!”, fue el inmenso grito de un feligrés al terminar la misa de acción de gracia que el clero salvadoreño ofreció este martes, luego de conocerse la noticia de que el Papa Francisco aprobara la beatificación del asesinado arzobispo de San Salvador, Óscar Arnulfo Romero y Galdámez.

Los presentes en la inusual misa, encabezada por el obispo auxiliar de la Arquidiócesis de San Salvador, Gregorio Rosa Chávez, gritaron al unísono y con una fuerza que hizo retumbar el templo: “¡Viva!” Luego siguieron abrazos de alegría y de cantos que durante la guerra civil estuvieron prohibidos.

El Papa Francisco firmó el decreto que en enero pasado calificó Romero como mártir in odium fidei (En odio a la fé). El júbilo de la noticia no se hizo esperar en San Salvador, donde se le dice San Romero de América, o “La voz de los sin voz”, por sus denuncias públicas en contra de la dictadura militar de los 80.

“Monseñor Romero es un santo incómodo, un santo que nos desestabiliza, que nos saca de nuestras comodidades, es un santo que nos obliga a un examen profundo de conciencia, por eso muchos no lo querían, porque era un santo exigente con su testimonio”, fueron las palabras del arzobispo auxiliar de San Salvador, monseñor Gregorio Rosa Chávez, durante la misa en acción de gracias,

El pasado 9 de enero se conoció que la Congregación para las Causas de los Santos, decretó por unanimidad que Romero fue asesinado por odio a la fe cuando celebraba una misa en la capilla del Hospital de la Divina Providencia, en San Salvador.

LEA ADEMÁS:

Papa aprueba beatificación del arzobispo Óscar Arnulfo Romero

Santificación de Romero es por justicia social

Oscar Arnulfo Romero, del cielo y de la tierra

Monseñor Oscar Arnulfo Romero será Santo

Una bala explosiva le destrozó el corazón a Monseñor Romero el 24 de marzo de 1980; el francotirador cumplía órdenes de Roberto D´Aubuisson, quien comandaba un escuadrón de la muerte de ultraderecha y acusaba públicamente al entonces Arzobispo de ser un agitador y un subversivo.

El proceso judicial del caso Romero se encuentra detenido por la impunidad reinante en El Salvador como consecuencia de una ley de amnistía que data de 1993 y que fue promulgada por el entonces presidente Alfredo Cristiani luego de firmada una paz que terminó con la guerra civil de 12 años de duración.

Romero sería el primer santo salvadoreño y el segundo centroamericano, después de que el Papa Juan Pablo II beatificara al Hermano Pedro de Guatemala, en julio de 2002. En todo caso es el primer santo centroamericano nacido en estas tierras, ya que el Hermano Pedro era de origen español.

“Que Dios nos dé la gracia de tener un Santo, nos lleva a que como seres humanos y como cristianos tenemos que ir cambiando; esto no significa solamente amar a Monseñor Romero, sino entender que él llegó a ser santo por lo que fue, porque vivió santo”, dijo emocionada Sor Reina Angélica, de la Orden Siervas de la Misericordia de Dios, quien reconoció el “regalo de Dios a El Salvador… debemos estar orgullosos”.