Volvo develó el nuevo SUV XC90

La automotriz sueca tendrá que competir con fuertes modelos posicionados ya en el segmento
Volvo develó el nuevo SUV XC90
El diseño del Volvo XC90 es menos agresivo.
Foto: Volvo

Volvo presentó el nuevo SUV XC90 que, para muchos críticos de la marca de vehículos sueca, es una de sus últimas opciones de recuperar el camino perdido en América del Norte, ante las bajas ventas en Estados Unidos.

Con nuevas características de conducción y seguridad interior, con asientos más espaciosos y con un diseño menos agresivo, se trata de darle un nuevo renacer a la alicaída marca sueca de propiedad china.

El XC90 es el primer vehículo Volvo desarrollado de manera independiente, luego de ser vendido a China Zhejiang Geely Holding Group Co. El modelo de siete plazas utiliza una nueva plataforma flexible que será la base de la mayor parte de los futuros modelos de Volvo y una nueva familia de cuatro motores.

El XC90 estará equipado sólo con tracción total. Trae un motor sobrealimentado de 2.0 litros que genera 316 caballos de fuerza y está acoplado a una transmisión automática de ocho velocidades.

El XC90 viene de serie con el sistema para evitar colisiones de Volvo City Safety que detecta ciclistas y peatones en la luz del día y en un nuevo sistema de carreteras que detecta el borde de una carretera de noche.

Tiene características de conducción semiautónomas que son opcionales, incluyen frenado automático y un nuevo sistema de control de crucero adaptado que sigue automáticamente el vehículo en los controles frente y dirección y el frenado.

Un modelo enchufable eléctrico de 400 HP con sólo un rango de 25 millas en energía eléctrica sale a la venta en el otoño.

Volvo no la tendrá muy fácil en América del Norte, porque el XC90 tendrá que salir a competir con los establecidos Audi Q7, BMW X5, Acura MDX, Infiniti X60 Mercedes-Benz ML. Las ventas del modelo XC90 en Estados Unidos cayeron a 3,952 en 2014.

Los precios, incluyendo el envío, comienzan a partir de $49,895 para el modelo Momentum hasta $55,495 para el tope de gama.

Es un modelo esencial para la supervivencia de Volvo en Estados Unidos, cuyas ventas declinaron un 7.9% a sólo 56,366 vehículos, en un mercado que se expandió un 5.9% a nivel general. Volvo casi no tiene presencia en el mercado hispano.