Padres de joven desaparecida no pierden la esperanza (video)

La joven Erica Alonso desapareció desde el Día de San Valentín y sus padres piden unirseles en su búsqueda
Padres de joven desaparecida no pierden la esperanza (video)
Érica Alonso, de 27 años, fue vista por última vez en la ciudad de Irvine la madrugada del 15 de febrero.
Foto: giveforward.com

@aracelimartinez

Ni un solo día desde hace poco más de un mes medio y medio, Isaac y Margarita Alonso han dejado de preguntarse dónde está Erica, su hija de 27 años que desapareció el 14 de febrero.

“Nos hemos hecho mil preguntas. Toda la familia ha vivido una pesadilla muy larga. Ya no sabemos qué hacer”, dice Margarita, entre sollozos, devastada por la angustia.

Erica Alonso, una joven de complexión menuda, ojos cafés y pelo largo nació en el este de Los Ángeles pero se crió y ha vivido toda su vida en Laguna Hills.

Su madre, una inmigrante salvadoreña cuenta que su hija salió con su novio la noche de San Valentín al centro nocturno Sutra en Costa Mesa. Ahí conocieron a una pareja, y se fueron todos a la casa del novio de Erica, cuyo nombre no ha sido revelado por la policía.

La pareja que conocieron en el centro nocturno, se retiró cuando su hija y el novio empezaron una discusión. Erica Alonso se fue quince minutos después.

Pero hasta el momento, nadie sabe dónde está. El auto que conducía, un Honda Civic Blanco 2014 con placas 7FSS563, recién fue localizado la tarde del miércoles, 25 de marzo. Las autoridades ahora investigan la condición del vehículo, que fue encontrado en el vecindario de Glenwood Park de Aliso Viejo.

LEE TAMBIÉN:

Familia pierde rastro de hija tras cita de San Valentín

“Por favor, regresa a casa”, pide mamá a hija desaparecida de Orange

Familia en vela por el regreso de Érica Alonso

“Nos dimos cuenta de su desaparición porque no llegó al día siguiente a trabajar. Llamábamos a su teléfono pero sonaba muerto. Ella nunca se ha ido alguna parte, sin avisar o mandar siquiera un texto”, dice la madre.

Estos padres esperan que su hija, a quien describen como una muchacha de carácter alegre y confiada, esté bien. “Deseamos que quien la tiene retenida, se toque el corazón. Queremos que nos la devuelvan. Les prometemos que vamos a perdonarlos, y no vamos a hacer ningún cargo”, clama la madre desesperada.

La familia ha pegado letreros por todo el condado de Orange y llevado a cabo vigilias en Laguna Hills. “Ahora estamos solicitando donaciones porque la policía nos ha pedido que juntemos 5,000 dólares para ofrecer una recompensa”, expone.

“No sabemos qué más hacer. A veces sentimos que la policía no avanza. Estamos metidos en un torbellino de emociones”, reconoce el padre de Erica, con voz de angustia.

Erica trabaja como empleada en una tienda de venta de ropa interior pero su sueño era regresar a la universidad para estudiar diseño gráfico, platica su madre.

Ambos padres no quisieron hablar del ex novio, pero información reciente revelada en los medios, indica que la relación entre la pareja, era difícil. “Yo mismo les había recomendado buscar terapia. De no hacerlo, les advertí, que estarían condenados a vivir un infierno toda su vida”, recuerda Isaac Alonso.

Los progenitores urgieron al público a ayudarlos a localizar a Erica Alonso. Si tienen información, pueden llamar al 714-647-7055; y si quieren hacer donativos pueden visitar su página: www.ericaalonso.org

Herlinda Salcedo, una inmigrante mexicana, residente de Santa Ana, entiende perfectamente a los padres de Erica. “En noviembre de 2012, mi hija Martha Anaya de 32 años desapareció. Cinco meses después, la policía me llamó para decirme que estaba muerta. Aunque hasta el día de hoy no me han entregado su cuerpo”, cuenta esta madre, haciendo acopio de fuerza.

Salcedo dice que la policía le informó que a su hija la mataron dos individuos que le hicieron lo mismo a otras cinco muchachas del área. “Se saben que ellos son porque encontraron en su poder, las pertenencias. Ahora estamos en juicio”, comenta la madre.

Platica que su hija era una madre soltera que dejó a dos niñas de diez y ocho años.

“Éramos muy unidas. Y cada noche, antes de dormir, ella me mandaba un texto para pedirme la bendición. Eso era de todos los días. Ese día que desapareció, por la noche, no supe nada de ella. Me quedé preocupada. No contestaba el teléfono, fue hasta el día siguiente, que no llevó a las niñas a la escuela, cuando nos dimos cuenta que algo pasaba”, cuenta.

Los cincos meses de no saber dónde estaba Martha fueron “terribles”, dice la madre. “La buscamos en migración porque era indocumentada, en la morgue, en hospitales. Sigo triste pero por lo menos, ya sé que mi hija ya descansa”, dice mientras que por el celular, muestra una foto de su hija.

Virginia Isaías, directora y creadora de la Fundación de Sobrevivientes de Tráfico Humano dice que la independencia económica y la educación son las mayores armas en contra del tráfico humano.

“Mi mensaje es que si buscan una pareja que sea por amor, no por necesidad. Porque si es por necesidad, se van a esclavizar y hacer codependientes”, dice.

Menciona además que las mujeres deben educarse para tener un trabajo que les guste, les apasione, y les paguen un salario digno.

“En la actualidad hay mujeres, que tienen hasta tres personas que las mantienen. Y las que están en mayor riesgo de caer en tráfico humano son aquellas que quieren salir de la violencia doméstica o acaban de hacerlo”, señaló Isaías quien ella misma es una sobreviviente de tráfico humano.