El Gobierno quiere cambiar las reglas de seguridad automotriz

Este año, cerca de 121 millones de automóviles y camiones no están cubiertos por las normas vigentes, según IHS
El Gobierno quiere cambiar las reglas de seguridad automotriz
Cientos de accidentes que involucran vehículos defectuosos no se denuncian cada año.
Foto: Suministrada

Cientos de accidentes que involucran vehículos defectuosos no se denuncian cada año debido a que bajo las reglas de seguridad de Estados Unidos, los fabricantes de automóviles no están obligados a reportar los accidentes sospechosos para los modelos de más de 10 años de edad.

Eso es preocupante, dicen defensores de la seguridad, ya que la edad media de los vehículos en las carreteras de Estados Unidos es de 11,4 años y casi la mitad de los mismos no están cubiertos bajo las regulaciones existentes.

El congreso puso un límite de tiempo para el retiro en 1974, cuando los legisladores requerían a los fabricantes de automóviles reemplazar o reparar para el vehículo defectuoso ocho años de edad o más reciente.

En aquel entonces los autos normalmente no duraban mucho más de seis años, por lo que no se quedaron fuera muchos modelos. Pero con los años, la industria de construcción mejoro los vehículos, y los estadounidenses comenzaron a tenerlos más tiempo, sobre todo en tiempos difíciles.

Como resultado, muchos incidentes no se archivan en una base de datos de alerta temprana que el gobierno diseña, para capturar los patrones de defectos, que los reguladores pueden utilizar para determinar si el retiro es necesario. Y en efecto, las reglas no han seguido el ritmo de la realidad en las carreteras de la nación.

La legislación introducida en febrero por el congresista. Jan Schakowsky, demócrata por Illinois, eliminaría el límite de 10 años como parte de un esfuerzo más amplio para hacer que los datos de seguridad sean más útiles al público. Esta legislación todavía se está repasando en la comisión.

“La vieja ley está absolutamente fuera de fecha, porque con ella, las empresas han ignorado los defectos durante tanto tiempo en algunos de estos casos”, dijo Joan Claybrook, un defensor de los consumidores con sede en Washington, que llevó en la década de 1970 a la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras al gobierno.

A veces, un diseño defectuoso provoca un fallo en un vehículo, que puede ser fatal. Por ejemplo, los interruptores de encendido defectuosos de General Motors han sido vinculados a 90 muertes.

De acuerdo con la consultora IHS Automotive, el Congreso decidió en el año 2000 que los fabricantes de automóviles deben pagar por los defectos que se remontan a 10 años, cuando el promedio de vida los vehículos eran de nueve años.

Este año, cerca de 121 millones de automóviles y camiones no están cubiertos por las normas vigentes, según IHS, que predice que la edad media de los vehículos se elevará a 11,9 años en 2019.

Como tal, puede ser el momento de deshacerse del plazo total, dijo Allan Kam, un consultor de auto-seguridad que pasó 25 años en la NHTSA.

La Alianza de Fabricantes de Automóviles, que representa a 12 fabricantes de automóviles incluyendo GM, Ford y Toyota, no ha adoptado una posición sobre la eliminación del límite de tiempo. Tampoco la NHTSA, pero el portavoz de la agencia, Gordon Trowbridge, dijo se evalúa regularmente los potenciales defectos de vehículos de más de 10 años.

Las regulaciones existentes requieren a los fabricantes de automóviles notificar a la NHTSA y a los consumidores si existe un defecto de seguridad, incluso si la ley no requiere un remedio gratuito. En muchos casos, los fabricantes voluntariamente o a petición de la NHTSA han proporcionado defectos en vehículos de más de 10 años.

Me acuerdo de un amigo que trabajo en una planta de Chevrolet en Latinoamérica, que me dijo: “todos los días salía un auto defectuoso, porque se nos pasó en colocar algo“. “Pero quien se iba a preocupar. Nosotros no somos japoneses”.

En los años 80, si algún vehículo japonés salía defectuoso de la planta, se buscaba el culpable y se lo suspendía. Normalmente, la automotriz ya no se tenía que preocupar por él, ya que por su vergüenza, este trabajador se hacia el harakiri.