¿Puede ‘San Andreas’ pasar en la realidad?

El estreno de 'San Andreas', con Dwayne Johnson en el papel de un padre dispuesto a salvar a su hija atrapada, desata de nuevo las dudas de si la destrucción de California... es posible
¿Puede ‘San Andreas’ pasar en la realidad?
Dwayne Johnson es un padre dispuesto a todo con el fin de rescatar a su hija en 'San Andreas'.
Foto: Warner Bros.

Hoy se estrena “San Andreas”, un regreso al cine de catástrofes que, en los años 70, mostró sus títulos más recordados como “The Towering Inferno”, “The Poseidon Adventure” y “Earthquake” (a todas ellas rinde tributo, de una forma u otra, la cinta protagonizada por Dwayne Johnson).

Durante los últimos años se han presentado otros títulos, que apuestan, ya sea por un tono espectacular y exagerado (caso de “The Day After Tomorrow” o “2012”) o dramático y realista (como el filme español “The Impossible”).

“San Andreas” es una película de verano… lo que significa que, por supuesto, está hecha simplemente para entretener.

Pero, ¿cuán realista es?

El filme no sólo muestra la destrucción del Hoover Dam en Nevada, prácticamente la ciudad de Los Ángeles (especialmente su Downtown) y borra del mapa San Francisco (a la que tortura con dos terremotos de escala mayor a 9.5… que además generan un tsunami).

¿Es todo ello posible? ¿Podría California ser completamente destruida (aunque la cinta se olvida completamente de San Diego…)?

Rick Wilson, ingeniero geólogo senior del California Geological Survey, aclara algunos de los hechos fictícios que se muestran en “San Andreas”.

1. La falla de San Andreas

En el filme: cerca de Bakersfield, los personajes a los que dan vida Johnson y Carla Gugino (un matrimonio separado que viajan de Los Ángeles a San Francisco en busca de su hija), se topan con una grieta gigante que separa la falla.

En la realidad: la grieta no se produciría. “Aunque el suelo no se abrirá y separará como en el filme, un terremoto de gran magnitud en la falla de San Andreas podría causar un daño considerable a áreas populadas de California. Terremotos de alta magnitud en la falla se han acercado a la escala 8.0 en los años 1857 y 1906. Estudios recientes indican que hay un 7% de posibilidades de que un terremoto similar suceda en los próximos 30 años. En otras palabras, no se trata de preguntarse si se producirá un gran terremoto en California de nuevo, sino cuándo y dónde”, explica el geólogo.

2. Rascacielos destruidos

En el filme: tanto el Downtown de Los Ángeles como el de San Francisco, con sus rascacielos, son completamente destruidos en “San Andreas”.

En la realidad: “Aunque todo edificio puede ser dañado durante un terremoto, es casi imposible que los rascacielos colapsen. California tiene las leyes más estrictas en cuento a códigos de construcción en todo el mundo. La mayoría de edificios altos que no fueron construídos siguiendo esas leyes, han sido adaptados y reemplazados por edificios diseñados con estructura de acero”, detalla Rick Wilson.

3. Tsunami en San Francisco

En el filme: tras dos terremotos de más de 9.5 en la escala de Richter, San Francisco se ve acechada por un tsunami que destruye aún más la ciudad, incluído el Golden Gate.

En la realidad: a no ser que un asteroide gigante choque contra la costa de San Francisco, no hay opción alguna que un tsunami más grande que el puente Golden Gate tenga lugar. Además, la falla de San Andreas de mueve lateralmente, no verticalmente, por lo que no alterará el suelo del oceáno que podría causar un tsunami en San Francisco. De hecho, California es afortunada en el sentido de que la amenaza de tsunami extremo es de baja a moderada, tanto en el sur como en el centro del estado, con olas de diez a 30 pies de altura. Al norte de Mendocino, las olas podrían ser de 50 a 60 pies.

Para  más información acerca de cómo estar preparados en caso de terremotos y tsunamis, visita http://www.conservation.ca.gov