Reporte: Centros de detención de ICE operan con sus propias ‘cuotas’

Las compañías privadas a cargo de operarlos tienen garantizado un pago mínimo reciban o no indocumentados, poniendo presión a la agencia para arrestar a indocumentados
Reporte: Centros de detención de ICE operan con sus propias ‘cuotas’
El Centro de Detención Adelanto, de ICE, es operado por la compañía privada GEO Group.
Foto: Getty Images

Los contratos que la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) tiene con las compañías privadas que operan por lo menos 15 de sus centros de detención incluyen en sus cláusulas el pago por una “cuota mínima garantizada”, reciban o no en sus instalaciones al número establecido de indocumentados por día, presionando a sus agentes para mantenerlos ocupados.
Este tipo de contratos  pone “presión” financiera sobre la agencia para detener a indocumentados, implicando el encarcelamiento “garantizado” de al menos 8,522 personas por día, de acuerdo con un reporte presentado por Detention Watch Network y el Center for Constitutional Rights.
El reporte fue realizado con datos obtenidos a través de la Ley de Libertad de Información (FOIA) solicitados por las dos organizaciones en noviembre de 2013 y a través de la revisión de licitaciones archivadas en sitio web de Federal Business Opportunity.
Esos contratos con “cuotas mínimas”,  a costa de los contribuyentes, están vigentes en los centros que ICE tiene en sus áreas regionales de Los Ángeles, San Diego, Miami, Denver, Houston, El Paso, Phoenix, New Orleans, San Antonio y Seattle, los cuales tienen prioridad para albergar a los indocumentados detenidos.
Según el reporte, durante los recortes automáticos al presupuesto federal en 2013, ICE liberó a 2,226 inmigrantes detenidos, el entonces director asistente de Operaciones de Remoción y Ejecución de ICE, William C. Randolph envió un correo electrónico a los agentes locales indicándoles que “la prioridad de financiación son las 11 (oficinas regionales) que tienen instalaciones con mínimo de camas garantizadas”.
En otro correo electrónico obtenido a través de FOIA se enfatiza de nuevo que las oficinas regionales “deberían asegurarse que cumplen con la cuota mínima de camas garantizadas para detenidos y que se obtienen todos los beneficios de camas a precio d descuento”.
En la última década el sistema de detención de inmigrantes ha crecido en un 75%, y un 62% de los centros de detención están actualmente siendo operados por contratistas privados, tales como Geo Group (GEO) y Corrections Corporations of America (CCA).
Por ejemplo, el Centro de Detención Adelanto, en el área del Sur de California, GEO tiene garantizada una cuota mínima de 488, se ocupen o no sus camas, después de esta cantidad, ICE recibe “precio de descuento” por cada indocumentado extra que éste reciba.
“Aunque contratista privado prisión el Grupo GEO es, con mucho, el mayor beneficiario de esta práctica, al menos siete contratistas privados reciben esta forma de seguro financiado por los contribuyentes a través de los mínimos garantizados”, señala el reporte.
“El Centro de Adelanto es conocido como la ciudad con posibilidades ilimitadas de prisión”, dijo Christina Fialho, codirectora de Iniciativas Comunitarias para Visitas a Inmigrantes en Confinamiento (CIVIC, por sus siglas en inglés) y miembro del Comité de DWN Steering.
“Estas cuotas locales no benefician a nadie más que a la industria privada de prisiones, y tiene un impacto devastador en las familias locales y en la comunidad”, dijo Fialho.
El sistema de detención de inmigrantes de EEUU, con una red en expansión de más de 200 cárceles de inmigración, es el más grande en el mundo y el uso arbitrario de cuotas detención escaló en 2009 cuando el Congreso las incluyó en la ley de presupuesto. Actualmente el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) tiene una cuota de mantener a 34,000 indocumentados detenidos en cualquier momento dado. Ninguna otra agencia del orden está sujeta a una cuota nacional de encarcelamiento. En la última década el sistema de detención ha crecido en un 75%.
“La detención de los inmigrantes se ha convertido en un gran negocio y una fuente de lucro, aunque esto tiene un alto costo moral y financiero para todos los involucrados”, dijo Silku Shah, codirector de Detention Watch Network. “Las cuotas locales con los contratistas privados y la infraestructura de detención en sí misma ha dirigido este mercado: todo a un inmenso costo para las familias detenidas arbitrariamente y para los contribuyentes que pagan la factura”.
De hecho, una gran parte de los $2,000 millones en el presupuesto para la operación de los centros de detención para el año fiscal 2016 terminará en manos de los contratistas privados, según el reporte. Un 62% de las camas para la detención de indocumentados son operadas y administradas por esos contratistas.