Cuba: Hay que hablar de los derechos humanos

Ay, lo que duele que nadie le haya dicho al Presidente Obama que la historia de los derechos humanos pasa por Cuba en la labor de dos eminentes cubanos.
Cuba: Hay que hablar de los derechos humanos
La Habana
Foto: EFE / EFE

Ahora que el Presidente Barack Obama y Raúl Castro han decidido restablecer relaciones diplomáticas y abrir embajadas en La Habana y Washington D.C. es importante que hablemos de los derechos humanos.

Sí, de esos derechos humanos de los cuales tanto se habla y más se ignoran para desgracia del pueblo cubano.

Un multimillonario cubanoamericano va a Cuba a comprar arte – a aprovecharse de que los pintores cubanos todavía no pueden aspirar a cobrar los precios que cuesta una obra de arte de otros pintores latinoamericanos. Va, ve y compra. Al regresar dice que en Cuba todavía no hay condiciones para abrir un negocio.

Pero allá en Cuba no vio ni habló con los disidentes y aquí al hablar con la prensa también obvió el tema. Si en Cuba existieran todavía esclavos, los ignoraría. No es bueno para aquellos que quieren los mangos bajitos en Cuba hablar de derechos humanos o de disidentes. Si lo hacen se juegan a que la próxima vez que quieran ir a la isla le nieguen el permiso.

Los abogados de las grandes corporaciones americanos viajan a la isla, cobran su trabajo caro y regresan a decirle a sus jefes que las condiciones en la isla no son favorables para invertir. Pero, tampoco hablan de derechos humanos o de disidentes. Sólo que las leyes pondrían en peligro sus inversiones.

Es lo mismo que hacen los congresistas y senadores que van a la isla a tomar ron, ver lo prohibido y disfrutar de unas vacaciones pagas por los contribuyentes americanos. ¿Derechos humanos le preguntan los periodistas? La respuesta brilla por su ausencia. Ellos también saben que si se pasan de la raya Cuba les negará permisos futuros para otras vacacioncitas.

No vale la pena seguir dando ejemplos. ¡Da rabia y coraje¡ ¡Qué falta de respeto, señores!

Lo que sí es importante destacar es la ironía tras este acercamiento hipócrita entre dos gobiernos que poco o nada tienen en común.

La ironía es que hablamos de derechos humanos en abstracto sin darnos cuenta que varias partes de esa Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas fueron presentadas por cubanos libres de una Cuba democrática, allá por el año 1948.

El más importante fue Guy Pérez Cisneros – un diplomático de carrera que trabajó para varios presidentes cubanos de 1945 hasta 1953.
Con él en la delegación – de acuerdo al propio Pérez Cisneros – estaba el profesor universitario Ernesto Díhigo.

Pero es precisamente Pérez Cisneros quien presentara uno de los principales considerandos en los que se basa esa importantísima declaración de los derechos humanos del hombre firmada en Paris el 10 de diciembre de 1948.

La frase, según explica el propio Pérez Cisneros en un discurso en esa reunión dice textualmente: “Considerando esencial que los derechos humanos sean protegidos por un régimen de Derecho, a fin de que el hombre no se vea compelido al supremo recurso de la rebelión contra la tiranía y la opresión.”

Ay, lo que duele que nadie le haya dicho al Presidente Obama que la historia de los derechos humanos pasa por Cuba en la labor de dos eminentes cubanos.

La delegación cubana también presentó cinco artículos aprobados por los delegados reunidos en Paris.

Los mismos dicen:

Artículo 5 – Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Artículo 6 – Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica.

Artículo 7 – Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley. Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación.

Artículo 8 -Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo ante los tribunales nacionales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la constitución o por la ley.

Artículo 9 – Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado.

Léanlos con cuidado y fíjense en la enorme ironía que fuesen cubanos libres y democráticos los que hace 67 años plasmaron estos derechos universales hoy violados a diario por el gobierno cubano.

¡Qué rabia da que sean los hermanos Castro los que hagan que los cubanos sufran de todas las violaciones previstas por cubanos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos!

¡Qué triste que políticos y avariciosos hombres de negocios de origen cubanos se laven las manos con estos derechos!

Pero algún día, espero que pronto, Cuba volverá a ser libre y entonces podremos honrar a esos cubanos que plasmaron muchos de los derechos humanos que hoy su misma patria viola impunemente.

Y entonces también se le podrá preguntar al Presidente Obama porque ignoró el dolor de un pueblo para pintarse bonito para la historia.